PhotoLab, efectos digitales para las fotos de Windows Phone 8

HOLA MS

PHOTOLab

Sí, es cierto, el número de aplicaciones existentes que añaden efectos especiales a nuestras fotos, incluso en Windows Phone, es apabullante; incluso hice un pequeño especial en Xatakawindows hace unos meses.

Sin embargo hoy traigo PhotoLab por varias razones, de entre las cuales sobresale el especial apoyo que damos a los desarrollos nacionales; las ventajas en la forma de tratar las imágenes; y una experiencia de usuario bastante buena, que lo hace merecedor de reseñarla.

Pila de efectos

PHOTOLab

La principal novedad de esta app para Windows Phone 8, es que los filtros se añaden unos encima de otros, pudiendo unir o contrarrestar sus efectos, de forma que podemos obtener resultados nuevos o insospechados.

Así, la primera pantalla con la que me encuentro es para escoger la imagen que quiero tratar y que puede tener como origen o la cámara, o la galería del teléfono o las últimas fotos tomadas.

En la siguiente pantalla tengo tres botones:

  • El primero intercambia la vista de la imagen original, con la de la imagen tratada con los filtros.
  • Añadir filtros, en donde me aparece un menú lateral en donde puedo ir escogiendo filtros que se van sumando en el pie de la foto, mientras veo el efecto que producen. Si pulso sobre cualquier de los efectos, puedo realizar la configuración de su aplicación, o directamente borrarlo.
  • Guardar o compartir. Que me lleva a la pantalla en donde, ya contento con el resultado de los filtros sobre mi imagen, puedo guardar la imagen en el móvil o compartirlo con cualquiera de las redes sociales que tenga dadas de alta en mi smartphone.

No es la aplicación que va a hacer rico a su propietario, ni va a ser vendida por 19 mil millones de dólares, pero es una pequeña buena aplicación, que merece su sitio en nuestra librería de programas.

App

PhotoLabVersión 1.0.0.0

Código QR


La noticia PhotoLab, efectos digitales para las fotos de Windows Phone 8 fue publicada originalmente en Xataka Windows por Juan Quijano.