El emprendedor perfecto

No tienes súper poderes, y tienes que aceptarlo. Muchos emprendedores no llegan a conseguir sus objetivos porque los problemas los terminan abrumando, y los hacen dudar de ellos mismos.