Mantenga puertas y ventanas completamente cerradas

Se dice que la mejor defensa es la prevención; por eso se debe aprender a vivir consciente del clima de inseguridad que vive el país y a utilizar el sentido común.

Y es que hay ciertos consejos y hábitos cotidianos a seguir para reducir la posibilidad de ser víctima de un robo en casa.

Hay que darse cuenta que la seguridad del hogar no solamente se encuentra en los sistemas de alarmas que ofrecen diversas empresas, sino que la seguridad es responsabilidad de todos.

Por eso que a través de la información y de la prevención, cada propietario y miembro de la familia puede aportar ciertas buenas prácticas para evitar intrusiones de personas ajenas. Precisamente uno de las cosas que se debe hacer es mantener puertas y ventanas completamente cerradas.

Consejos de seguridad para casas

Primero, se debe incrementar la seguridad en la puerta. Hay que considerar que la mayor parte de los robos se originan a través de la puerta de acceso a la casa. Por eso ya es muy importante tener una puerta blindada con al menos dos puntos de cierre y evitar que existan huecos para que hagan palanca para forzarla.

Otra cosa que se debe hacer es cerrar siempre con llave la puerta, más aún, cuando la familia esté ausente por un largo período de tiempo de la casa, asegurándose además de no dejar nada encendido, cerrar el agua y todas las puerta con varias vueltas de llave.

Esto se debe hacer cuando se sale de la casa por poco tiempo, pues se cree ingenuamente que al salir por un período de tiempo corto no van a robar.

Pero, precisamente, son esos momentos en que los intrusos aprovechan para acceder con suma facilidad, pues si la puerta no está cerrada con llave, fácilmente pueden abrirla en cuestión de segundos.

También se debe hacer todo lo posible para proteger puertas y ventanas para evitar la fácil apertura de las mismas. Si se vive  en el primer piso (casas o edificios) se debe contar con rejas o elementos de seguridad similares para evitar el acceso a través de las ventanas.

Pero, si se vive en pisos altos tampoco hay que pensar que existe seguridad. Se ha visto cómo los “Spiderman” se trepan hasta los pisos más altos de casas y edificios por lo que se deben proteger ventanas en todos los casos.

Finalmente, se debe recordar que el enemigo puede estar en casa. Así que antes de “abrir” la puerta a desconocidos del servicio doméstico (niñera, personal de limpieza, etc.) es clave pedir referencias además de tener de todos sus datos personales y copias de sus documentos., pues ellos tendrán las llaves para salir o entrar de las casas.

Y si por alguna razón ya no trabajan en casa por motivos de seguridad es recomendable cambiar la cerradura de la puerta.

En todo caso, se puede apostar por un buen sistema de seguridad para la vivienda para la instalación de cámaras de seguridad, sirenas, sensores de movimiento, cámara de videovigilancia, entre otros dispositivos electrónicos.