No deje objetos o documentos de elevado valor en la vivienda

Tratar de garantizar la seguridad en el hogar no significa sólo protegerlo de posibles robos sino también de ver la forma de prevenirlos.

Afortunadamente, si se siguen ciertas medidas básicas de protección se podrá minimizar el riesgo de intrusión.

Hay que considerar que quizás el robo es el delito más fácil de evitar. El delincuente siempre evalúa si merece la pena arriesgarse, por lo que bastan ciertas medidas y cambio de hábitos para lanzar un mensaje de disuasión.

Y es que la mejor defensa es la prevención, por lo que se debe aprender a vivir consciente de dónde se vive, estar siempre alerta y aplicar el sentido común.

  • Consejos de seguridad

Por eso se recomienda incorporar en la vida cotidiana normas y consejos como la de no guardar grandes sumas de dinero, objetos o documentos de valor en casa.

En caso que fuera necesario, se aconseja usar un cajón de seguridad para que las pertenencias estén a buen recaudo.

Hay que tener en cuenta que una vez que el intruso se encuentra dentro de la casa, éste hace lo mismo que el propietario cuando está en el hogar.

Primero, el ladrón se dirige a los dormitorios que es el sitio donde la mayoría de las personas guardan cosas de valor.

Por eso que los ladrones conocen muy bien aquellos lugares favoritos donde los esconden: neveras, cajones, colchones, cajas de galletas, etc. Por eso hay que asegurarse de tener algún lugar menos visible para esconder cosas de valor.

Y, claro, evitar tener grandes sumas de dinero y joyas en la casa, pues siempre los ladrones buscan dinero y cosas fáciles de cargar, como joyas, artículos de plata o artículos electrónicos pequeños. Por eso que éstos objetos de valor deben colocarse en una caja de seguridad contra robo e incendio.

Un consejo final: no colocar a la vista artefactos caros. Se estima que el 95% de los ladrones son ocasionales siempre ven algo por la ventana que les llama la atención, y por eso deciden robar.

Entonces, evitar poner a la vista, estéreos, computadoras, televisores o tablets, por ejemplo.

Sin duda que sufrir un robo en casa es una experiencia traumática que dejará una sensación de inseguridad por una larga temporada. Y no es para menos, pues se considera que el hogar es el lugar donde uno se siente más protegido.