¿Qué es la hipoteca inversa?

[vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text]

En nuestro país, la hipoteca inversa ayudará a adultos mayores a tener una renta mensual fija.

La hipoteca inversa es un tipo de préstamo hipotecario un tanto particular, dirigido a personas mayores de 65 años o dependientes que sean propietarios de una vivienda.

Al contrario que en la hipoteca convencional, en este caso es el titular quien recibe del banco una cantidad a cambio del piso (normalmente en forma de renta mensual). La ventaja es que puede seguir utilizándolo hasta su fallecimiento y en ningún momento pierde la propiedad de su vivienda.

El importe de la renta a percibir dependerá de varios factores, como el valor de la vivienda, la edad de la persona que contrata el préstamo y de su cónyuge y la elección que se haga entre recibir la renta por un periodo determinado o de forma vitalicia.

Hipoteca inversa en el Perú

Recordemos que la Comisión de Justicia del Congreso aprobó la creación de la hipoteca inversa en junio de este año como nueva alternativa que puede ayudar a los adultos mayores que carecen de una pensión a acceder a un ingreso mensual (crédito) teniendo como garantía sus viviendas al hipotecarlas.

Esto significa que el adulto mayor no tendrá la necesidad de pagar la deuda mientras ocupe la vivienda, pero debe pagar los tributos relacionados con esta y contratar un seguro para la protección de la misma.

Es frecuente que las entidades comercializadoras ofrezcan la contratación simultánea de un seguro de renta vitalicia, con el fin de garantizar que los mayores puedan percibir esa renta complementaria hasta su fallecimiento, si así lo desean.

La entidad que concede la hipoteca inversa no puede exigir la devolución de la deuda acumulada mientras no fallezca su titular o el último de los beneficiarios de este sistema de crédito, según se haya establecido en el contrato.

¿Qué ocurre con los herederos?

Al fallecimiento del titular, a los herederos les corresponde tanto la propiedad de la vivienda como la deuda acumulada con la entidad financiera, y disponen de dos opciones:

1. Quedarse con la vivienda: para ello deben liquidar la deuda con la entidad, devolviendo el dinero prestado. Si no disponen de patrimonio para hacerlo pueden financiarse mediante la constitución de una hipoteca normal sobre la vivienda, por el importe de la deuda.

2. Venderla: en este caso el importe de la venta se utiliza para saldar la deuda contraída por los titulares de la hipoteca inversa. Si la cantidad no es suficiente para satisfacer la deuda acumulada, la entidad puede instar la venta de otros bienes de la herencia.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column css_animation=»flipInX» width=»1/3″ css=».vc_custom_1508880287037{background-color: #dd3333 !important;}»][vc_custom_heading text=»MAS INFORMACION» font_container=»tag:h2|text_align:center|color:%23ffffff» use_theme_fonts=»yes»][contact-form-7 404 "No encontrado"][/vc_column][/vc_row][vc_row css=».vc_custom_1508879707161{background-color: #ffffff !important;}»][vc_column css_animation=»flipInY» width=»1/2″ css=».vc_custom_1508880308965{background-color: #dd3333 !important;}»][vc_custom_heading text=»MAS INFORMACION» font_container=»tag:h2|text_align:center|color:%23ffffff» use_theme_fonts=»yes»][contact-form-7 404 "No encontrado"][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]