5 hábitos que hacen perder dinero sin darte cuenta

Si nos proponemos como meta ir hacia la riqueza, entonces se debe tomar el máximo control de todas nuestras decisiones.

Y es que muchas veces, consciente o inconscientemente, se desperdicia tiempo, energía y, en muchos casos, dinero.

Por ello que si se desea ser rico, hay que entender lo siguiente: «Si algo no le va a dar dinero, que al menos no se lo quite». Es decir, si algo no suma efectivo, que no nos lo quite.

Así que presta atención a esta lista:

1. Las distracciones

Es otra de las formas que se pierde tiempo y, por consiguiente, dinero. Si se quiere progresar, hay que saber ENFOCAR. Mientras se haga una tarea, se debe tener la mente en esa tarea. Olvidarse del Facebook, del WhastApp y no responder de inmediato a todas las llamadas o mensajes que entran al celular.

Si se suman los minutos que se pasa viendo memes o atendiendo saludos, la gente se va a sorprender. Un reciente estudio reveló que en promedio, la persona conectada pierde 90 minutos al día en cuestiones que no aportan nada.

2. Perder tiempo en reuniones

Muchas veces en la oficina o negocio se participa de reuniones que son, francamente, bizantinas. En aquellas reuniones se tratan asuntos que no competen a todos y son asuntos de menor jerarquía que pueden tratarse por correo electrónico. Un emprendedor hace que su tiempo sea efectivo y por ello, toda reunión debe ser realmente importante para asistir.

3. Ser disperso

Esta es una costumbre que sale muy cara, porque quien cae en la dispersión generalmente no hace nada o lo que hace, lo hace mal. Se debe tener muy en cuenta que dos de los rasgos de nuestro tiempo son la velocidad y la excelencia. El mercado premia a los rápidos y brillantes.

Entonces, la mejor manera de ser rápido, es ir uno a uno y saber concentrarse, pues si hoy se empieza algo, y la semana que viene se hace otra cosa, y luego otra, a fin de mes se terminan con tres proyectos. Los empiezas todos y no terminas ninguno.

4. Dejar de delegar

Frecuentemente se encuentran a personas que lo quieren hacer todo ellos mismos. Son los multitasking. Pero hay que tener la mentalidad de los millonarios que dicen: “Mi trabajo no es hacer las cosas, es asegurarme de que las cosas se hagan«.

Esto es DELEGAR; o sea, permite dividir el trabajo y multiplicar el resultado. ¿Por qué trabajar con dos brazos cuando se puede hacerlo con diez? La clave está en formar buenos equipos de trabajo.

5. Ser perfeccionista

A fin de cuentas esto es un pretexto para no hacer nada. Los emprendedores no son perfeccionistas, comienzan con lo que tienen y ya en el camino van mejorando. Si se esperan las condiciones ideales, nunca se hará nada. Lo único que sucederá es el tiempo. Recuerda siempre: la actitud perfeccionista espanta el dinero.

Vía: ectvplaymag.com