Cómo este joven pasó de tener una deuda de US$ 50,000 a operar una empresa de US$20 millones en 6 años

Sin un centavo en sus bolsillos, un día Kyle Taylor descubrió un talento oculto: encontrar maneras inusuales de traer ingresos extra. Así que comenzó un blog de finanzas personales.

Hace solo unos pocos años, Kyle Taylor, un joven graduado universitario, estaba en una situación financiera tan grave que no tuvo más remedio que pagar más de 50,000 dólares en deudas estudiantiles y tarjetas de crédito y quedarse sin un centavo en sus cuentas bancarias.

A ello se suma que no tenía un trabajo estable y no estaba seguro si podía pagar el alquiler de su habitación del mes siguiente. «Estaba en con un dólar en el bolsillo, buscando cambi para comprar ramen», recuerda Taylor.

Así que frustrado, decidió tomarse en serio sus finanzas personales. Para hacerse responsable, comenzó un blog para amigos y familiares a seguir.

Hoy, Taylor, de 30 años, es un millonario hecho a sí mismo y CEO de The Penny Hoarder , una empresa que ofrece consejos financieros a millones de lectores con ingresos de casi US$20 millones al año.

¿El secreto de su cambio? Perseverancia y un apetito saludable por salir adelante.

Conseguir dinero extra

En sus últimos años en la universidad, Taylor comenzó a trabajar a tiempo completo en una serie de campañas políticas. Pero debido a su inexperiencia en finanzas personales logró acumular una deuda de 50 mil dólares con préstamos estudiantiles y usar tarjetas de crédito para complementar sus exiguos cheques de pago de campaña por lo que fue cayendo cada vez más y más en deudas.

Así que empezó a buscar maneras alternativas de ganar dinero, ocupando cargos como auditor de previsualización de películas, donde asistía a las películas y ganaba dinero por contar el número de vistas previas mostradas.

Rápidamente descubrió un talento oculto: encontrar maneras inusuales de traer ingresos extra. Así que comenzó un blog llamado The Penny Hoarder como una manera de seguir su progreso y compartir sus historias y conocimientos. Durante los dos primeros años, fue prácticamente un proyecto personal, pero Taylor se quedó con él y las cosas empezaron a suceder.

Y como el blog fue ganando popularidad, los lectores comenzaron a enviar comentarios positivos. Taylor cuenta que cuando un reportero de Oprah.com llegó a una entrevista, fue entonces cuando Taylor se dio cuenta de que su pequeño blog podría ser un gran negocio.

Te puede interesar: La historia de Evan Spiegel, uno de los multimillonarios más jóvenes del mundo

”Me di cuenta de que no era blogging consistentemente en ese momento, y me di cuenta de que si quería crecer, iba a tener que empezar a bloggear todos los días y tener que empezar a tratarlo como no sólo un trabajo a tiempo completo, sino como un negocio” explica.

Sólo había hecho entre 10.000 y 15.000 dólares desde que había iniciado hasta ahora, pero estaba decidido a ver hasta dónde podía llegar. Para el cuarto año Taylor estaba haciendo lo que él llamó “dinero serio” : US$3.2 millones y sabía que era hora de ampliar su equipo.

Así que para monetizar el blog, Taylor comenzó a hacer publicaciones patrocinadas, más tarde se ramificó en Google AdSense y los ingresos de afiliados, y este último ahora representa el 95% de los ingresos del sitio.

The Penny Hoarder es ahora la propiedad insignia de su empresa Taylor Media, que emplea a alrededor de 50 personas, atrae a 14 millones de lectores únicos al mes, tiene más de cuatro millones de seguidores en Facebook y ahora genera US$20 millones en ventas anuales.

Ya no es solo un proyecto personal, el sitio cubre una miríada de temas de finanzas personales, desde consejos presupuestarios hasta formas de generar ingresos adicionales.

Claves del éxito

1. Ahorró la mitad de su salario neto: Taylor adoptó estrictas reglas de ahorro. Utilizó una ecuación en la que el 50 por ciento de los ingresos que recibía se destinaron directamente a los ahorros, el 30 por ciento a los gastos necesarios y el 20 por ciento a compras «divertidas» como boletos de cine.

2. Monitoreó sus gastos: en lugar de dejar que las pequeñas compras se acumulen y agoten su cuenta bancaria, Taylor decidió tener » noches de citas » semanales con sus finanzas, un hábito que todavía conserva hoy en día. Todos los domingos por la noche, Taylor se preparaba una buena comida con una copa de vino. Luego revisaba todos los gastos de la semana.

3. Encontró formas de ganar dinero extra: tampoco no esperó para encontrar la carrera perfecta y bien remunerada. Mientras aplicaba a trabajos asalariados, encontró formas fáciles de ganar dinero extra . Por ejemplo, encontró un trabajo viendo películas y escribiendo críticas para compañías de publicidad y revisión de películas. También vendió algunas de sus fotos de iPhone para traer algunos dólares.

Una de las lecciones más importantes que Taylor aprendió durante estos últimos seis años es la siguiente: divertirse ahorrando es la clave para la salud financiera a largo plazo.

Vía: inc.com