Interpretaciones del concepto de deuda (I Parte)

A muchos nos ha pasado. Hemos adquirido más deudas de las que podemos pagar: préstamos para la educación, préstamos para comprar una vivienda, préstamos para pagar esas lindas vacaciones en el Caribe.

A medida que nos convertimos en una sociedad sin efectivo, es más fácil sacar la tarjeta de crédito para pagar un croissant y un café en lugar de escarbar los bolsillos en busca de billetes. En muchos sentidos, la deuda está relacionada con la comodidad.

Pero, ¿qué sucede si siempre nos quedamos sin dinero antes de llegue el fin de mes? Así fue reseñado en un reportaje de la BBC Mundo.

Nos dirigimos al sitio de preguntas y respuestas Quora para recibir algunos consejos sobre si realmente vale la pena estar libre de deudas. Esto es lo que algunos de los encuestados respondieron sobre el endeudamiento.

[su_box title=»Artículo Relacionado» box_color=»#000000″] Lo que debes saber sobre el prepago de deuda [/su_box]

¿Qué tipo de deuda?

Hay que sumar y restar antes de decidir si vale la pena tomar el dinero prestado.

A esa pregunta candente «le falta un calificador importante: el tipo de deuda contraída», dice Konstantinos Boulis, científico de decisiones de Microsoft.

«La deuda de consumidor se debe evitar como la peste. Cuando uno compra algo que vale US$100 y lo paga en un año, termina pagando, en promedio, alrededor de US$120. Esto es, sencillamente, una tontería: pagó un 20% más».

La deuda de inversión, continua, es «totalmente diferente y conviene tomar decisiones controladas sobre en qué invertir y en qué no. Conseguir una hipoteca con una tasa de porcentaje anual a 30 años del 3,5% probablemente sea un muy buena idea, si las circunstancias son adecuadas».

Si todavía piensa que la deuda es mala, «entonces está bien, podrá dormir mejor por la noche», agrega. «Sólo que la cama puede no ser tan cómoda y su casa más pequeña de lo que siempre quiso».

[su_box title=»Artículo Relacionado» box_color=»#000000″] ¿Cómo vender tu deuda? [/su_box]

Una herramienta útil

En algunos casos, la deuda debe ser aceptada como una manera de crear una vida formidable, opina Jeremy Karmel, fundador de @DoBetter. «Para muchas personas, la deuda es una herramienta extremadamente útil para alcanzar ese objetivo».

Karmel sostiene que el costo de la educación, por ejemplo, justifica el endeudamiento. «Si usted quiere ser un doctor o un abogado pero no viene de una familia muy rica, es difícil poder lograrlo sin tener que pedir prestado dinero para la universidad».

«Contraer una deuda es un GRAN compromiso» agrega. «Uno debe tener un plan realista para poder devolver el préstamo».

«Por otra parte -señala-, para muchas personas pedir un préstamo es extremadamente liberador, pues les permite alcanzar sus sueños muchos años antes de lo que hubieran podido de otro modo».