Cómo iniciar un negocio de taller de confección

Puede ser una alternativa para ganar dinero desde casa que, dependiendo del éxito del negocio, se podría expandirlo luego, en base a la demanda del público. 

Son muchas personas que tienen el talento de confeccionar ropa que vienen trabajando en talleres de confección; pero deben saber que pueden abrir su propio negocio ganando más que lo que les pagan con sueldo base.

Y si te gusta el negocio de confección de ropa ¿por qué no iniciar un pequeño negocio de taller de confección? Inclusive, se puede unirse con otras personas para reducir gastos y agrandar el negocio. Entonces, ¿Qué es lo que se tiene que hacer?

1. Determinar el tipo de ropa que se va confeccionar y vender

Lo primero que hacer es determinar el tipo de ropa que se confeccionará y venderá. Para ello, lo ideal es tomar en cuenta los propios gustos, es decir, procurar que se trate de un tipo de prenda de vestir que a a uno le guste y con la cual gustaria trabajar. Sin embargo, también hay otros factores tales como la demanda existente, la oferta existente y la calidad de los productos de la competencia.

2. Determinar la marca

El siguiente paso consiste en determinar la marca que tendrán las prendas de vestir a confeccionar y vender. Hay que elegir un nombre de marca atractivo y que sea acorde con el estilo o la esencia del producto. Una práctica común en el caso de las prendas de vestir es ponerles como nombre de marca un nombre de persona que sea poco común.

Al determinar la marca de las prendas hay que asegurarse que no exista ya en el mercado una marca igual o similar. Asimismo, de ser posible, proteger legalmente tu marca registrándola en la oficina de marcas y patentes de Indecopi.

3. Diseñar las prendas de vestir

Para el diseño de las prendas se puede optar con contratar los servicios de algún diseñador profesional; sin embargo, es posible que sea el propio emprendedor que lo diseñe. Para lo cual, simplemente hay que comprar algunas prendas de vestir de la competencia y luego especificar qué gustaría cambiarles o agregarles.

Asimismo, contratar los servicios de un modelista que diseñe los moldes de las prendas, al cual darle las prendas de la competencia que se haya comprado y decirle qué le gustaría cambiarles o agregarles en cuanto a lo que al diseño se refiere.

4. Comprar la tela y los insumos

El siguiente paso consiste en comprar las telas y los insumos que necesitarás para diseñar las muestras con las cuales acudir a ofrecer el producto a los negocios intermediarios. En cuanto al número de muestras a diseñar, mientras más variedad de modelos se tenga mejor, aunque por otro lado, no es recomendable complicarse con demasiados modelos al principio.

5. Corte y confección

El siguiente paso consiste en ubicar un buen taller de corte y confección. Hay que elegir un taller con el que se trabajará con regularidad, pero también tener una lista de otros talleres a los que se pueda acudir ante cualquier emergencia, por ejemplo, en caso que el primer taller no se pueda dar abasto en algún momento. Al taller deberá acudirse con los moldes que haya diseñado el modelista (muchos talleres cuentan con sus propios modelistas), así como los insumos necesarios para confeccionar las muestras.

6. Buscar negocios intermediarios

El siguiente paso consiste en buscar negocios intermediarios a quienes vender las prendas de vestir al por mayor, para que luego éstos las vendan al consumidor final. Para ello, buscar negocios tales como tiendas, bazares, galerías, etc., que estén dirigidos al mismo tipo de consumidor al cual estén dirigidos las prendas.

Hay que acudir a ellos con muestras y conseguir que hagan pedidos, los cuales se mandarán a confeccionar al taller externo de corte y confección. Para esta tarea se puede contratar algunos vendedores que ya cuenten con experiencia en este modelo de negocio o que ya tengan una cartera de clientes.

Colocar una nueva marca en el mercado puede ser una tarea difícil, por lo que podrías empezar vendiendo las prendas a consignación, y con el tiempo, venderlas al crédito y al contado. Si tus prendas son de buena calidad, no deberías tener problemas en recibir pedidos.

El trabajar con negocios intermediarios no solo te permitirá ahorrar en costos al no tener que comprar o alquilar un local o una tienda, sino que permitirá llegar a un gran número de consumidores y hacer conocida la marca más rápidamente.

7. Promocionar las prendas de vestir

Finalmente, llega la promoción de las prendas de vestir. Una alternativa efectiva y de bajo costo consiste es diseñar una página web y promocionar el producto a través de ésta. Pero la mejor manera de promocionar una marca de ropa es a través de la publicidad boca a boca, para lo cual simplemente crear un producto de buena calidad, es decir, diseñar una prenda de vestir que utilize insumos de primera calidad y que estén a la moda.

Vía: ideasdenegocioinnovadoras.com/plusempresarial.com