Cómo abrir un negocio en el sector de segunda mano con éxito

De segunda mano se puede vender de todo o casi. Así que no existen límites a la venta de ocasión por lo que representa una idea de negocio rentable. 

Actualmente es un mercado en expansión. Así puede definirse el negocio de la tienda de segunda mano, un modelo cada vez más popular entre diversos públicos. Quienes son profesionales autónomos que quieren emprender, apostar en este segmento puede ser una oportunidad de seducir varios consumidores: desde los que buscan el ahorro hasta aquellos que desean productos exclusivos.

Así que para tener éxito y ganar dinero con una tienda de segunda mano, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. La imagen del establecimiento 

Hay que huir del aspecto de mercadillo ambulante y en cambio ofrecer un ambiente limpio, luminoso e higiénico. Se trata de proporcionar al cliente una impresión de confianza y más atractiva.

2. Los costos de los artículos

Se necesita tener cultura general, sobre todo si los productos que ofrecen son de una amplia variedad, pues esto permitirá tener una idea sobre los costos a los que cada uno se acoge. Esto, con el objetivo de brindar costos acertados a cada uno de los artículos para no excederse o reducir su valor.

3. Los proveedores

Otra de las grandes ventajas en una gran mayoría de los casos, es que los proveedores se convierten posteriormente en usuarios finales de este tipo de tiendas. Esto no sugiere que la fuente de los productos sea la misma, pues algunos proceden de diversos lugares. Y es probable encontrar proveedores cuyos artículos de procedencia se desconoce completamente, incluso con artículos que pueden haber sido robados, por lo que hay que informarse sobre las cuestiones jurídicas para evitar inconvenientes con la ley y poner en riesgo el negocio.

4. Los métodos de venta

Con el fin de reducir las posibilidades de llegar a comercializar artículos que han sido robados, se puede abastecer el negocio de tienda de segunda mano mediante proveedores a través de las páginas web, las cuales se encargan de este tipo de comercio. Sin embargo, no hay que dejar de lado los costos por el envío de los productos.

Sumado a esto, se tiene a disposición otro tipo de opciones para el negocio  como:

  • Apariciones de la tienda a través de clasificados por internet.
  • Aprovechar apariciones de personas que ofertan productos en los anuncios de los periódicos.
  • Se puede abrir una venta de personas conocidas a las que se les reciba artículos regularmente, pues se los conoce o se confía en su procedencia.
  • Aprovechar las donaciones de artículos.

5. Ofrecer variedad y cantidad

El cliente que ingresa a un establecimiento de segunda mano normalmente compra por impulso y acude con la mentalidad de buscar el descuento, por eso es importante tener mucha mercancía en exposición y que se encuentre en el mejor estado posible.

6. Tener un inventario

Finalmente, hay que contar con un inventario de los artículos a venderse. Se puede obtener la mercadería mediante donaciones, ventas de garaje, mercadillos o en mercados de pulgas, aunque también se puede adquirirla en subastas online en sitios especializados. Y comprar sólo los productos que se puede cobrar con, por lo menos, un 50 % más de lo que se ha pagado. Esto es el promedio típico para los precios.

Vía: emprendedores.es/negociosrentablesfx.com