Cómo invierten su dinero el «exclusivo grupo» de magnates más ricos del mundo

Mientras el común de los mortales pasa todo el año ahorrando, los más ricos invierten su dinero para seguir haciendo crecer su fortuna. Aquí te explicamos en qué lo hacen.

Algunos de los empresarios más ricos del mundo, como Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg o Jack Ma, tienen una coalición financiera que maneja al menos US$1,000 millones de dólares.

De tal modo que éste exclusivo «club de magnates» está invirtiendo en startups que desarrollan nuevas tecnologías para almacenar energía limpia, uno de los grandes desafíos que el planeta no ha logrado resolver a un costo competitivo.

Se trata de un negocio que no les reportará inmediatas ganancias, pero que a largo plazo, podría no solo ser muy rentable, sino que revolucionará la industria energética y los efectos que generan las emisiones contaminantes.

Club de los archimillonarios

La coalición de los super ricos se llama Breakthrough Energy Coalition (BEV) que va mucho más allá del almacenamiento energético, que es apenas una de las líneas de negocio que se conocen. Este club está liderado por Bill Gates, que es un grupo está formado por inversionistas privados, corporaciones multinacionales y bancos que no tienen ningún problema en firmar cheques con una cantidad de ceros sin límites.

Pero, ¿qué tan alto llega la valla? Bueno, nada menos que estos multimillonarios desean financiar «los mayores proyectos de infraestructura del mundo». Basta observar la lista de 22 magnates que forman parte del club, para hacerse una idea de los intereses comprometidos: el fundador de Virgin, Richard Branson; Jeff Bezos, el fundador de Amazon; la del director ejecutivo de Alibaba, Jack Ma; el presidente de Soros Fund, George Soros y el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, entre muchos otros.

¿Qué se sabe de sus inversiones?

A pesar del secretismo que ha rodeado el plan de inversiones del fondo creado por este selecto club de multimillonarios, recientemente la prensa estadounidense reveló el nombre de las primeras dos startups que habrían conseguido fondos de la coalición: Form Energy y Quidnet Energy, ambas dedicadas al almacenamiento energético.

Por ejemplo, Form Energy se dedica a crear baterías de bajo costo y larga duración y que, según su director ejecutivo, Ted Wiley, su objetivo es almacenar energía por semanas, meses y quizás más tiempo, a una fracción del costo de las actuales tecnologías. La otra firma, Quidnet Energy, desarrolla sistemas a presión que bombean agua hacia pozos con rocas de esquisto para generar electricidad.

El objetivo implícito de la coalición es invertir exclusivamente en empresas que sean capaces de disminuir las emisiones contaminantes en al menos 500 millones de toneladas métricas anuales. Y para ello, los inversionistas han dicho que no tienen ningún inconveniente en esperar hasta 20 años, antes de ver alguna rentabilidad.

Las cinco «megatendencias» del futuro

Luego de estudiar varias opciones, la coalición de magnates definió las «megatendencias» que serán modelo del mundo en los próximos 50 años y que darán las pautas sobre el consumo energético internacional.

1- Expansión de la energía solar y eólica a bajo costo: el grupo plantea que hoy los costos de este tipo de energías limpias han disminuido sustancialmente y que las proyecciones indican que continuarán haciéndolo.

2- Crecimiento de la clase media y mayor consumo energético: si más personas pasan a integrar la clase media de sus respectivos países, el consumo de energía se va a disparar, especialmente en lo que se refiere a la producción de una dieta alimenticia más rica en calorías y carne.

3- Aumento de la urbanización: más de 200,000 personas al día en el mundo se trasladan a vivir a zonas urbanas. Como las proyecciones apuntan a que esta tendencia aumentará rápidamente, se estima que en 30 años, siete de cada 10 personas vivirán en ciudades.

4- Autos autónomos, edificios inteligentes: el club apuesta a que los autos sin conductor -y los eléctricos- ayudarán a disminuir los niveles de contaminación atmosférica y por otro lado, estima que se construirán más «edificios inteligentes».

5- El mercado seguirá favoreciendo los combustibles fósiles: aunque por años la industria energética se ha preocupado por la extinción de los combustibles fósiles, estudios recientes señalan que las fuentes energéticas contaminantes seguirán disponibles y a bajo costo.

Vía: bbc.com