Cómo los inversionistas exitosos eligen sus acciones

Cuando se trata de invertir puede ser muy exigente psicológicamente, pues no solamente hay que enfrentarse a los mejores inversionistas del mundo, sino que también el emprendedor se enfrenta a sí mismo.

Entonces, es fácil quedar atrapado al tomar decisiones erradas cuyos errores pueden llevar a comprar cuando se debería vender, y viceversa.

Por tales razones, los inversionistas más exitosos son quienes cuentan con sistemas racionales y probados. Porque al tener un método de eficacia comprobada le permite tener confianza en sus decisiones.

Y como lo explica Diego Alonso Ruiz, ingeniero industrial de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) con especialización en mercados de capitales e inversionista en mercados financieros de España, en un artículo en Gestion.pe, existen 2 grandes filosofías de inversión:

1. El value Investing: es una filosofía que deriva de las ideas que Benjamin Graham y David Dodd, los partidarios del value investing, que afirman que su esencia es comprar acciones a un precio menor al de su valor intrínseco. Entonces, si el precio de mercado es inferior al valor intrínseco, en teoría el precio se elevará en el futuro cuando el mercado se ajuste. De tal modo que el value investing busca invertir en excelentes empresas, con buen historial de crecimiento, comprándolas a precios baratos.

2. El growth investing: es una filosofía enfocada en la apreciación del capital. Quienes siguen este estilo son conocidos como inversionistas de crecimiento, invierten en empresas que exhiben signos de crecimiento superior a la media, incluso si el precio de las acciones parece caro. Así que los inversionistas de crecimiento intentan identificar títulos cuyo valor vaya aumentar rápidamente en el futuro.

En suma; los inversionistas value ponen más énfasis al presente y a las métricas de la empresa, mientras los inversionistas growth ponen más énfasis al futuro, al potencial de crecimiento.

Cómo elegir las acciones de crecimiento (Growth)

Para el especialista, este tipo de inversión en crecimiento se relaciona con la identificación de las empresas que muestran un comportamiento que sugiere que serán los líderes del futuro.

Los beneficios de esta estrategia, son fáciles de ver. Por ejemplo, si se hubiera comprado Microsoft antes que dominara la industria del software, o Starbucks antes que conquistara los Estados Unidos con su nuevo enfoque de la cultura del café.

Aquí la pregunta es: ¿existe un método para encontrar estas acciones de manera confiable?

El enfoque Can Slim

Fue desarrollado en 1950 por el fundador de Investor’s Business Daily, William O’Neil, y cuyo método fue nombrado la estrategia de inversión de mayor rendimiento entre 1998 y 2009 por la Asociación Estadounidense de Inversores Individuales.

Así que la estrategia Can Slim identifica 7 características que las acciones de mayor rendimiento comparten antes de obtener sus mayores ganancias de precios y donde cada característica está representada por una letra en el acrónimo CAN SLIM:

C – Current quarterly earnings (Ganancias trimestrales actuales)
A – Annual earnings growth (Crecimiento anual de las ganancias)
N – New product, service, management, or price high (Nuevo producto, servicio, gestión o precio alto)
S – Supply and demand (Oferta y demanda)
L – Leader or laggard (Líder o rezagado)
I – Institutional sponsorship (Patrocinio institucional)
M – Market direction (Dirección de mercado)

Si el inversionista entiende cómo los diferentes factores CAN SLIM funcionan juntos, y cómo pueden ayudar al crecimiento de las acciones, entonces será un inversionista de crecimiento exitoso.

Un ejemplo de una empresa que fue una inversión de crecimiento en su momento, fue McDonald que, al promocionarse nuevas franquicias de comida rápida, creció más de 1100% en cuatro años, desde 1967 hasta 1971.

Vía: gestion.pe