Cómo tener un negocio de medio tiempo en México

Quizás sea ya el momento de emprender sin descuidar las actividades cotidianas, finanzas, familia o salud. Aquí algunas claves para lograrlo.

Comenzar con un negocio de medio tiempo puede ser el inicio de un gran emprendimiento. Esto porque permitirá reducir los riesgos del proyecto y ayudará a vencer los miedos a incursionar en la actividad que se ha elegido.

Lo cierto es que empezar de a poco reduce el riesgo porque no consume tiempo ni implica una inversión considerable de capital, tampoco compromete el patrimonio o agota el crédito bancario, además que permite que la empresa evolucione y vaya creciendo gradualmente sin presiones.

Así lo señala el doctor Luis Miguel Beristain Hernández, director del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera en la zona metropolitana de la Ciudad de México del Tecnológico de Monterrey, quien agrega que aún así, existen algunas desventaja.

Por ejemplo, se tiene menos tiempo para promocionarse, idear estrategias y construir la base de clientes. Y como no se podrá responder llamadas o correos de los consumidores la mayor parte del día (porque se estará ocupado con el trabajo o demás actividades que se haga), los prospectos podrían sentir que no se está dándoles la suficiente atención o rapidez para resolver las inquietudes sobre el producto o servicio.

Pero no hay que espantarse. Hay tener excelentes habilidades de manejo de tiempo, autodisciplina y apoyo de tu familia y amigos para lograrlo. Precisamente, aquí se tiene otro de los aspectos cruciales: el compromiso. Por eso que se debe tomar nota de algunos tips que los expertos recomiendan para llevar al éxito un negocio de medio tiempo sin descuidar los demás aspectos de la vida cotidiana.

1. Mercado

Hay que empezar por hacer un exhaustivo análisis del potencial de la idea o proyecto investigando factores como la competencia de la industria en la que se pretende ingresar, el nivel socioeconómico y demográfico que existe en la zona donde operar así como el de los clientes potenciales, y su disposición a adquirir lo que se ofrecerá. La mayoría de las veces este paso por sí mismo ayudará a determinar si se debe empezar tiempo parcial o completo.

También hay que ser flexible, pues es muy probable que la primer versión del producto o servicio no sea tan acertada y se tenga que hacer ajustes para adaptar la oferta a lo que busca el público objetivo, como sucede con la mayoría de los negocios.

2. Finanzas

Antes de emprender, se debe calcular el capital mínimo que se requiere para abrir tu negocio y cuál es la capacidad de inversión. Se deben considerar factores básicos como: el sueldo, ahorros, la posibilidad que la familia o amigos ofrezcan préstamos o financiamiento para el negocio, o si la pareja u otro familiar con el que se viva puede apoyar con los gastos regulares mientras despega el negocio.

Una vez que se haya determinado si hay demanda e investigar estos datos, hay que hacer proyecciones financieras para mantenerse en el camino correcto, y detallar las metas y estrategias seguirá en un plan de negocios.

En el plan de negocios también debe incluirse cuántas ganancias se espera obtener y los plazos en los que se pretende alcanzarlas. Con este análisis se podrás saber si se necesita mantener un ingreso fijo fuera del emprendimiento para soportar el desarrollo del mismo, o si se cuenta con los suficientes recursos para cubrir de seis meses a un año de gastos para las prioridades financieras del proyecto.

Vía: Entrepreneur.com