Cómo tu pyme puede exportar a mercados internacionales

Antes exportar algún tipo de producto era un proceso largo, complicado y costoso por lo que se consideraba como un plan a largo plazo. Pero, ¿cómo ahora puedes exportar tus productos con éxito?

Una de las lecciones que enseña toda crisis económica es la necesidad que las empresas tengan una diversificación geográfica. Con un gran porcentaje del tejido empresarial peruano conformado por pequeñas y medianas empresas (Pymes), ese cambio de mentalidad con exportaciones a otros mercados es clave para hacerlo con éxito.

Desde luego, cada pyme es un caso individual como a la actividad a la que se dedique donde no todas pueden dar el salto internacional pero, cuando es posible, se hay que considerar ciertas recomendaciones a tener muy en cuenta para exportar con éxito :

1. Información y análisis

Como en cualquier decisión que pueda tomar una empresa, toda pyme que tenga en mente exportar a otros mercados debe contar con la suficiente información y análisis.

Aquí es clave identificar aquellos países en los que los productos de las pequeñas o medianas empresas tengan un mayor encaje o potencial de ventas. ¿Crees que un fabricante de neveras haría negocio en el Ártico?

2. Planificación y apoyo

Luego de identificarse los países que se intentarán exportar, las pymes deben planificar al detalle toda la logística para el transporte de los productos.

Aquellos mercados más próximos geográficamente pueden tener un menor gasto, pero también dependerá de las dimensiones de las mercancías que se exporten. También por ello, se recomienda comenzar poco a poco y ampliar el comercio internacional de forma paulatina.

3. Colaboradores o socios

Las pymes también pueden recurrir a otras empresas exportadoras que podrían ser competidores. Lo cierto es que estos colaboradores pueden aprovechar el nuevo producto que se intenta comercializar en algunos mercados en los que ellos están y que no cuentan en su oferta.

De igual forma, las empresas presentes en el país elegido para las exportaciones pueden convertirse en socios propicios para poder acceder a un mercado determinado.

4. Evitar sobregastos

En función del tamaño de la pyme, los gastos de muchos trámites pueden dispararse no sólo en el gasto económico sino que pueden dilatarse en el tiempo por los diversos trámites y gestiones con la exportación de productos.

Por tanto, es necesario calibrar si es o no más rentable subcontratar todos los papeleos necesarios con alguna empresa especializada.

5. Cobertura financiera y aseguradora

Una pyme puede contar con el respaldo de cualquier banco en su país de origen que le cubre las necesidades en el mercado local.

Pero, si una pequeña o mediana empresa se abre al mercado exterior mediante exportaciones debe valorar las ventajas que pueden ofrecerle grupos bancarios más diversificados geográficamente, tanto desde el punto de vista financiero como las coberturas en seguros.

El problema no radica en las comisiones que imponga cada banco, sino en el respaldo que pueda proporcionar en determinados países que sean atractivos desde el punto de vista comercial pese a encontrarse en otro lugar del planeta.

Vía: bbva.com