¿Por qué invertir en bonos verdes?

El Perú se convirtió en el primer país de Sudamérica en implementar oficialmente un mercado de bonos verdes.

A fines del 2017, el mercado global de bonos que toma en cuenta factores ambientales sumó US$895 mil millones hasta que en abril, a través de una alianza entre la Bolsa de Valores de Lima (BVL) con la embajada del Reino Unido y MexiCO2 (plataforma de mercados ambientales del grupo Bolsa Mexicana de Valores), el Perú se convirtió en el primer país de Sudamérica en implementar oficialmente un mercado de bonos verdes.

El objetivo de este incipiente mercado va de la mano con el compromiso asumido por el país junto con otros 194 países en el 2015: reducir emisiones de CO2 entre 20% y 30% para el 2030.

Cabe anotar que los bonos verdes son bonos regulares con una única restricción: el uso de los recursos que se obtengan deben ser usados exclusivamente para financiar proyectos con impactos ambientales positivos. Estos impactos pueden tomar forma como reducciones de emisiones de carbono, mejoras en la eficiencia de consumo de agua o en proyectos de energías renovables, etcétera.

Así, entre el 2014 y 2017, el mercado global de bonos verdes creció a una tasa promedio anual de 61,4%, llegando a emitirse más de US$156 mil millones y registrarse más de 239 emisores nuevos en el 2017. En el Perú, con menos de cuatro meses de creación, este nuevo ambiente de comercio financiero ya es visto con buenos ojos por parte de especialistas.

Y como señala, Luis Eduardo Falen, analista senior de Inteligo SAB, las empresas peruanas interesadas serán las primeras en mostrarse interesadas en invertir en bonos verdes. Se trata de un mercado que está creciendo más a nivel global, alineado con lo del cambio climático, pero que sí tendrá acogida entre las empresas peruanas.

A nivel local, el banco de desarrollo de América Latina CAF hizo en mayo su primera emisión de bonos verdes por US$52,2 millones. La operación, a cargo de JP Morgan, fue parte de un Programa de Emisiones de Bonos Verdes por un monto total de US$ 600 millones, que financiará proyectos “con alto impacto ambiental y social” en Ecuador, Panamá y el Perú. De igual manera, entidades como Rímac Seguros y la Corporación Financiera Internacional también se sumaron con iniciativas similares.

¿Que son los bonos verdes?

Son instrumentos de deuda que recauda capital específicamente para proyectos relacionados al medio ambiente. Es decir, los ingresos son utilizados para fondear proyectos relacionados a sustentabilidad, tales como: energías renovables, eficiencia energética, transporte bajo en carbono, manejo de residuos, adaptación al cambio climático, entre otros.

Una característica importante de estos bonos es que los inversionistas sólo toman el riesgo como emisor, y no están expuestos al resto de los riesgos subyacentes de los proyectos. Los inversionistas, no obstante, reciben tanto el repago del bono como los beneficios ambientales del proyecto financiado a través del bono verde.

Para asegurar la credibilidad que un bono es verde, los emisores deben seguir criterios de transparencia y calidad definidos por los Principios de Bonos Verdes (GBP, por sus siglas en inglés), criterios elaborados por Ceres (organización sin fin de lucro que agrupa a inversionistas y líderes interesados en el desarrollo sustentable), entidades como el Grupo Banco Mundial y diversas instituciones financieras, entre las que destacan Bank of America Merrill Lynch, Crédit Agricole, Citibank, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, HSBC y SEB.

Vía: elcomercio.pe