Los errores más comunes que cometen los emprendedores

Crear una empresa desde cero no es fácil. No basta con tener una buena idea, pues también es necesario saber cómo desarrollar tal proyecto.

Para crear una empresa y desarrollar ese proyecto debe haber constancia, perseverancia y estar rodeado del equipo más eficiente y proactivo. Si no se dan estas circunstancias, muchas empresas fracasarán.

Por eso que todo emprendedor debe echar un vistazo a estos errores comunes al crear una empresa:

1. Equivocarse en la selección de los socios

Sobre todo es cuando se asocia con 
las personas que se tiene más cerca: familiares, amigos, compañeros de clases, etc, que son quienes tenemos más confianza; pero esto no garantiza que sean los socios ideales para impulsar el proyecto. Hay que basarse en criterios profesionales al momento de seleccionar a los socios.

2. Un reparto equitativo de las acciones

La repartición del pastel entre todos por igual no funciona cuando se arranca una empresa. Por ejemplo, cuando hay 2 socios y se reparten las acciones al 50%, siempre se tendrá que llegar a un acuerdo; si son 3 (33%), donde dos mandarán y se suma otro socio (con el 25% de la empresa para cada uno), se produce el caos.

3. Contratar sin pensar

Hay que contratar a los trabajadores en función de si encajan en la cultura de la empresa y de su capacidad. Nunca invertir este orden de prioridades. Para ello es importante definir esa cultura para remar todos en la misma dirección.

4. Basarse en estereotipos

No todos los emprendedores deben estar cortados por la misma tijera. Lo importante es no tener temor al riesgo, contar con capacidad para tomar decisiones, ver oportunidades donde otros no las ven y sentir pasión por lo que se hace. Así es el buen emprendedor.

5. Enamorarse
 demasiado de la idea

La idea puede llegar a ser el peor enemigo del emprendedor. Pocas ideas representan el éxito asegurado por sí mismas. Así que enamorarse de un concepto inicial hasta llegar a cegarse y no escuchar a nadie por creer que no va a aportar nada a esa idea, es un grave error.

7. No saber dónde
 se estaba metiendo

Emprender es muy duro y requiere mucho sacrificio por lo que se debe analizar bien el impacto personal
 de la decisión. También hay que ser honesto con uno
 mismo y saber cuándo ha llegado el final
 de la etapa en la empresa para salir de 
ella a tiempo.

8. No conocer 
el mercado

Hay que tener muy presente que no se debe ofrecer un producto o servicio sólo por el hecho que a uno le guste o solucione un problema, sino lo que realmente se adapta a las necesidades de los clientes. Se debe conocer bien lo que ellos desean y ofrecerlo.

9. Enfocarse más en los inversores 
que en los posibles clientes


Es otro error común en muchas startups, no realizar acertadamente el plan de negocio. Es un error dedicar más tiempo a vender el proyecto ante los inversionistas, en una búsqueda de capital que tal vez no sea necesaria, que a desarrollarlo en condiciones ante los posibles clientes.

Vía: emecelege.com