Ideas para mejorar la dinámica del trabajo en equipo

La productividad y el logro de objetivos en tu empresa puede depender de múltiples factores y uno de los más importantes es cómo se relaciona tu equipo de trabajo. Si estás a cargo de un área gerencial, este contenido es para ti, indistintamente de lo grande o pequeña que sea la organización.

Resulta de vital importancia que exista una buena dinámica de grupo, que siempre se propicien espacios para el intercambio de ideas. De esta manera los integrantes del equipo se sentirán piezas clave, con voz y voto dentro de la organización.

No quedarse con la primera idea

Al evaluar una estrategia o planeación con el equipo, puede darse el caso de que la primera idea sea la que se termine desarrollando. A veces se da el conformismo en algunos entornos, pero en este caso quien ejerce el rol de líder debe preguntarse si el plan está orientado al logro de objetivos. Se debe tener visión global y estar abierto a ideas y promover la participación de todos.

[su_box title=»Artículo Relacionado» box_color=»#000000″]7 ejercicios claves para mejorar tu liderazgo empresarial[/su_box]

Buscar la igualdad en la carga de trabajo

El rendimiento del trabajador varía, eso lo consideramos normal. Es importante tener en cuenta que las cargas de trabajo sean equiparables, para que no ocurran abusos con trabajadores que se exceden de carga, mientras otros hacen muy poco o nada. Es recomendable dividir el proyecto en tareas de mediana complejidad, para que cada integrante pueda afrontarlas individualmente.

Solucionar conflictos

La diferencia de criterio, algo fácil se encontrar en casi cualquier actividad humana, puede traer conflictos. Ayuda mucho propiciar los espacios para que se solucionen estos problemas y que las rutinas organizacionales no se alteren con diferencias entre trabajadores. No al chisme. Sí a la comunicación directa y no distorsionada.

Aceptar solo lo que se quiere aceptar

Algunos jefes se llevan bien con las ideas que reafirman sus puntos de vista y rechazan las que no… Aunque al repasar esa idea, el ser humano suele ser así la mayoría de las veces. Sin embargo, en este caso resulta importante que quien ejerce el rol de liderazgo sepa evaluar posiciones que difieren, considerarlas y demostrar respeto, porque otra óptica puede ser útil.

“Nosotros” en lugar de “yo”

Es indispensable dejar de enfocarse en el “yo” y comenzar a crear y creer en el “nosotros”, a pesar de que no sea nada sencillo batallar con las opiniones de cada persona. Este reconocimiento tiene como propósito que el líder considere al resto en la toma de decisiones importantes, consciente de que todos conocen el entorno y pueden tener algo valioso por aportar.

[su_box title=»Artículo Relacionado» box_color=»#000000″]Las 4 mejores novelas clásicas para potenciar el liderazgo[/su_box]

Desconocimiento entre integrantes del equipo

Es más común de lo que se puede imaginar y se percibe especialmente en empresas pequeñas. Propiciar que los trabajadores se conozcan es muy importante, para agilizar procesos internos y promover un entorno de camaradería. Una empresa debe promover canales suficientes de comunicación, con escucha activa y retroalimentación, donde los compañeros identifiquen sus rostros entre sí.

Lejos con las nubes negras

Esas personas negativas y que todo el tiempo están molestas desgastan a todo el mundo y generan un pésimo ambiente de trabajo. De tener a alguien así en tu equipo, es probable que sea mejor asignarle tareas que no le impliquen mucho trabajo; o mejor aún, comenzar a desarrollar un plan de mejoramiento para incluirlo en próximos proyectos.

Sí a la diversidad

Todos somos seres totalmente diferentes, es casi imposible encontrar personas que piensen, interactúen o trabajen exactamente igual. Hay que dejar los prejuicios a un lado y abrirse a todas las posibilidades, ya que de todas las personas hay mucho que aprender.

Si a las felicitaciones

No recaigas en el error de no evaluar asertivamente al equipo: debes reconocer y exaltar públicamente todo aquello que está bien hecho, al igual que hacer una apropiada retroalimentación cuando las cosas no están saliendo bien. Corresponde definir la periodicidad de evaluación de procesos, para que se mejoren o refuercen comportamientos.