Cómo solicitar préstamos personales sin garantías

Si se necesita dinero para cubrir gastos básicos probablemente se habrá considerado obtener un préstamo personal, que no tenga ningún tipo de garantía, como la vivienda o el auto, y que el prestamista pudiera recuperar en caso de incumplimiento del préstamo.

Y debido a que el prestamista no cuenta con ningún tipo de colateral para el préstamo, éste contará con una tasa de interés más alta que un préstamo con garantía.

Cabe recordar que los préstamos personales pueden estar plagados de trampas. Usados correctamente, se podrá tener una mejores condiciones en comparación con otras opciones que se pueden encontrar en el mercado como los sobregiros o casas de empeño.  Así que a continuación ofrecemos algunos consejos para encontrar este tipo de préstamos sin tener que pagar demasiado.

  • ¿Cuál es tu puntuación de crédito?

Puesto que no se pone ningún tipo de garantía, los términos del préstamo se basarán en la capacidad de crédito, es decir, el historial crediticio, ingresos y otras deudas que se puedan tener.

Si se tiene una buena capacidad de crédito, es probable obtener un préstamo personal con unas buenas condiciones en el banco actual. Si el puntaje de crédito no es perfecto, no hay que dejes tentar por los créditos rápidos que “no requieren de un proceso de verificación”. Los prestamistas que suelen ofrecer este tipo de préstamos a menudo cobran tasas abusivas que a menudo se pueden evitar.

  • ¿Dónde puedes conseguir un préstamo personal?

Se pueden obtener préstamos personales básicamente en las siguientes instituciones:

  • Bancos
  • Cooperativas de crédito
  • Prestamistas P2P (peer-to-peer)

La mejor opción quizás sea una cooperativa de crédito, ya que debido a que no tienen ánimo de lucro pueden cobrar unas tarifas más bajas que los bancos. Incluso si el puntaje crediticio es bajo, una cooperativa de crédito puede ayudar.

Otra buena opción que está en auge son los conocidos como préstamos P2P. Mientras que las tasas podrían ser ligeramente más elevadas que en una cooperativa de crédito, puede que te resulta más fácil acceder al préstamo.

Casi todos los préstamos personales requerirán de una verificación de ingresos, algunos te exigirán también el estado de tu cuenta bancaria o la declaración de la renta.

Sencillos consejos de finanzas personales para emprendedores 

  • Cómo encontrar los préstamos personales con tarifas más bajas

Si se necesita un préstamo personal, lo óptimo será pagar lo mínimo posible por él. Aquí entonces ofrecemos algunos consejos para encontrar el préstamo más barato para ti.

Comparar todas las opciones: ¿Es mejor un préstamo personal barato o utilizar una tarjeta de crédito de bajo interés? Si se tiene una buena puntuación crediticia y se puede devolver el préstamo en 12 o 18 meses, es probable obtener una tarjeta de crédito que cobre un 0% de intereses. Antes de acudir al banco echa un vistazo a las condiciones que te pueda ofrecer una cooperativa de crédito.

Buscar un avalista: Si se tiene una mala puntuación de crédito se puede buscar a una persona que actúe como avalista para mejorar la solvencia y las garantías del préstamo. Con esto se beneficiará de unas tarifas más bajas.

Incorporar garantías: Si se tiene una casa o un auto se puede considerar la posibilidad de usarlos como garantía para conseguir unas mejores condiciones.

Un préstamo con garantía hipotecaria, será generalmente, más barato que los préstamos personales sin garantía. Hay que tener en cuenta que si no se hace frente al préstamo y se ha puesto la casa como garantía, se podría perderla.

  • Qué tener en cuenta con los préstamos personales

Los préstamos personales, con garantía o sin ella, pueden estar plagados cláusulas a las que debemos prestar atención. Así que estas son algunas de las cosas que debes tener en cuenta:

Penalizaciones por amortización anticipada: cuando un prestamista trata de estimar la cantidad de dinero que va a recibir de un préstamo, por lo general asumen que la persona tendrá que pagar intereses hasta una fecha determinada. Entonces, hay que pagar el préstamo antes de tiempo, y por tanto, limitar los intereses que se paga. Hay que asegurarse de buscar en el contrato si hay alguna cláusula de este tipo y mirar qué fechas y qué condiciones se aplican.

Gastos asociados al préstamo: algunos prestamistas pueden cobrar gastos de gestión o gastos de estudio. Preguntar entonces por este tipo de gastos y echar un vistazo al contrato para comprobar si están ahí o no. Además puede haber otros tipos de costes vinculados al préstamo.

Sobregiros accidentales: si se vincula un préstamo a la cuenta para realizar los pagos automáticamente se podría estar en peligro por sobregiro. Si esto sucede se tendrá que hacer frente a los costes ocasionados por el sobregiro. Para evitar esto eliminar la opción de pagar automáticamente y/o configurar una alerta de saldo bajo en la cuenta bancaria.

Vía: ambito-financiero.com