Los mejores 6 consejos financieros que da la Biblia

La «Palabra de Dios” también enseña sobre el manejo del dinero y, que a pesar de ser un libro de cientos de años de antigüedad, sirve para aplicarlos actualmente para el manejo de las finanzas personales.

¿Sabías que las sagradas escrituras puede ser la guía para mejorar las finanzas personales?

Más allá de ser un texto religioso e histórico que ha influenciado a millones de personas, es un libro que guarda un gran número de enseñanzas para administrar el dinero. En este sentido, el portal de finanzas Money Crasher, encontró aquellas seis parábolas que sirven para ilustrar conceptos financieros que son importantes para todas las personas.

1. Establecer prioridades

«Proverbios 24:27 – Ponga su trabajo al aire libre en orden y en sus campos; después de eso, construya su casa»

Este consejo sorprende ya que no está claro por qué la siembra del campo debe ser considerado prioridad más alta que la construcción de la casa, ya que ambos parecen ser necesidades de la vida en lugar de lujos. Sin embargo, si se piensa detenidamente, la respuesta a la pregunta es obvia: el «campo» no es sólo algo que se necesita para sobrevivir, sino que los cultivos son su fuente de sustento.

Vemos que hoy las personas confían en los campos reales de sus ingresos. Sin embargo, todos tienen ciertas necesidades básicas que que cumplir con el fin de sobrevivir. Y para satisfacer esas necesidades, se tiene algún tipo de trabajo remunerado. ¿De qué sirve una casa si no se tiene dinero para comprar comida, pagar el arriendo o la hipoteca? Así que este proverbio significa que es necesario establecer prioridades con su dinero.

2. Hacer un presupuesto

Lucas 14: 28-30 – Supongamos que uno de ustedes quiere construir una torre. ¿No se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no es capaz de terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de usted, diciendo: «Esta persona comenzó a edificar y no pudo terminar.»

Todos tienen una idea de lo que se necesita para cubrir el costo de las necesidades, pero esos costos no siempre vienen inmediatamente, por lo que es necesario elaborar un presupuesto. Algunos gastos importantes, tales como el pago del alquiler solamente se vencen una vez por mes. Otros, como las primas de seguros de hogar, solo vienen una vez al año. Así que planificar por adelantado y ahorrar para los gastos intermitentes, es un componente clave de hacer un presupuesto. De esta manera, se puede asegurar de que la «torre» (las  finanzas personales) se pueden completar, de abajo hacia arriba.

3. Construir un fondo de emergencia

Génesis 41: 34-36 – El faraón debería nombrar inspectores sobre el terreno para tomar una quinta parte de la cosecha de Egipto durante los siete años de abundancia. Deben recoger toda la provisión de estos buenos años y almacenar el trigo bajo la mano del faraón. Este alimento debe mantenerse en reserva para el país, que se utilizará durante los siete años de hambre que vendrán sobre Egipto, por lo que el país no podrá ser arruinado por el hambre».

En este pasaje bíblico, José interpreta el sueño del faraón que ve unas siete vacas gordas en un río y después siete vacas flacas que ahogaban a las otras. José llega a la conclusión que las siete vacas gordas en el sueño representan siete años de prosperidad para Egipto, que será seguido por siete años de hambruna. Aquí la enseñanza es que siempre hay que ahorrar recursos en los buenos tiempos para tiempos difíciles.

4. Evitar la deuda

«Proverbios 22: 7 – El rico gobierna sobre de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta»

En este proverbio la deuda es descrita como una especie de esclavitud. Precisamente, hoy la deuda es una condición que puede dura toda la vida y es imposible escapar, si es que no se cuenta con una cultura financiera. Felizmente, hoy existens indicios que las actitudes hacia la deuda están cambiando. Por ejemplo, los Millennials tienen una visión negativa de la deuda y no sienten la necesidad de asumir una nueva deuda con las tarjetas de crédito o hipotecas.

5. Diversificar las inversiones

«Eclesiastés 11: 2 – Invertir en siete empresas, sí, en ocho; no sabes el mal que vendrá sobre la tierra»

Aquí se ofrece una breve explicación de por qué tiene sentido diversificar las inversiones. Casi cualquier tipo de inversión puede ser víctima de «mal» de algún tipo, si se trata de una plaga de langostas que acaba con un cultivo de cereales, o una caída de la bolsa, que reduce el valor de las acciones o bienes raíces. Por eso se debe colocar el dinero en diversos tipos de inversiones para que un solo desastre no le puede costar todo lo que se tiene ahorrado o invertido..

6. Reducir el riesgo mientras envejece

«Eclesiastés 5: 13-14 – He visto un gran mal bajo el sol: riquezas acumuladas con el daño de sus propietarios, o la riqueza perdida a través de alguna desgracia, de manera que cuando tienen hijos no queda nada para heredar»

En esta historia un padre pierde todo en una mala inversión y no tiene nada que dejar a su hijo. Hoy, se calcula que la esperanza media de vida en muchos países desarrollados es más de 80 años, donde aproximadamente el 12% de la población tiene más de 85 años de edad y se espera que esta cifra aumente en las próximas décadas. Así que no solamente se trata que las personas vivan más tiempo, sino que también están gastando más años en el retiro. Por eso que al llegar a la edad de jubilación, se debe pasar gradualmente el dinero a inversiones de alto riesgo, como las acciones y tener inversiones de menor riesgo como los bonos y rentas que puede dar un ingreso modesto.

Vía: finanzaspersonales.co