De trabajar en McDonald’s por 6 dólares la hora a liderar un negocio millonario

Llegó a Inglaterra con 23 años y 680 euros en el bolsillo. Ahora, a los 39, es dueño de una compañía millonaria dedicado al negocio del té indio.

La historia de Rupesh Thomas es una de esas que demuestran que con una idea innovadora y mucho esfuerzo, cualquier emprendedor puede llegar cambiar su vida por completo y llegar hasta lo más alto.

Eso era lo que se propuso cuando tenía 23 años decidiendo dejar Kerala, en la India, para buscar un futuro mejor en Inglaterra. Y vaya que lo consiguió. Tanto fue así que ahora se llama a sí mismo el  ‘Slumdog Millionaire’ de la vida real gracias a haber hecho fortuna al crear su negocio desde cero: su propia empresa millonaria de té indio.

Sus inicios

La historia de Thomas empieza al cumplir los 20 años cuando pidió apenas algo de dinero a su padre y decidió vender su motocicleta para comprar un billete de avión que lo llevara a donde encontrar una oportunidad de vivir cómodamente recibiendo apenas 700 euros de su progenitor. ya en Londres, Thomas quien trabajó incansablemente para devolverle hasta el último céntimo por lo que en el 2002, Thomas empezó por trabajar en un McDonald’s en el que cobraba 4,5€ la hora, además de cuidar personas mayores y hast vendedor puerta a puerta.

En este trabajo fue donde aprendió que nunca debía rendirse, pues esos trabajos le trajeron muchas cosas buenas que cambiarían su vida, tal y cómo él había esperado tanto tiempo. Su actitud positiva hizo que lo ascendieran a líder del equipo de vendedores y en el trabajo conoció también a la que más tarde se convertiría en su esposa, Alexandra, con quien se casó dos veces: una en Francia, donde nació ella, y otra en su natal India.

Té de oro

Y fue allí, durante el viaje de novios, fue donde Alexandra se enamoró de la variedad de té ‘chai’, originaria del país asiático.  «Empecé a pensar y a ahorrar. Nos planteamos empezar a producirlo«, explica Thomas. Una idea que se ha convertido en una empresa millonaria después de que la pareja invirtiera en ella todos sus ahorros. Ahora, Rupesh puede decir orgulloso que ha cumplido su sueño. «Soy una prueba de que si trabajas duro puedes tener éxito».

Hace 3 años, la pareja fundó su propia empresa, Tuk Tuk Chai, que hoy se ha convertido en un exitoso negocio valorado en varios millones de euros. Así que hoy, Thomas y Alexandra, quienes empezaron trabajando duro y viviendo en un humilde piso de Stratford ocupa una mansión en Wimbledon, al sur de Londres, que vale más de un millón de euros. Allí crían a su hijo Kian, de siete años, a quien tratan de inculcar su fórmula de éxito en la vida: humildad y trabajo duro.

Precisamente, en mayo del año pasado, los grandes almacenes Harvey Nichols firmaron con ellos un acuerdo para distribuir su té en varias de sus tiendas del Reino Unido y, en diciembre, Rupesh firmó otro acuerdo con la cadena de supermercados Sainsbury’s, la segunda más grande del país, y su té llegó así al mercado masivo de Europa.

Vía: tuotrodiario.hola.com