A los 28 años de edad dormía en baños públicos y hoy ya millonario enseña cómo salir de la pobreza

Chris Gardner parece haber sido sacado de un cuento de hadas. Cuando se conoce su historia parece tan increíble que solamente pudo haber sido escrito para un guión de cine.

Sin embargo, él es la prueba viviente que con esfuerzo, perseverancia y dedicación no existe el «Yo no puedo». Se trata ahora de un millonario emprendedor, filántropo y orador motivacional, famoso porque su increíble vida emprendedora inspiró la película «En busca de la felicidad», donde Will Smith interpretó a Chris Gardner.

Y si hoy el tema del éxito financiero es una de los objetivos de todo emprendedor entonces hay que conocer la historia de Gardner quien a pesar de luchar contra miles de obstáculos, puedo cumplir sus sueños.

En el caso de Chris Gardner, a comienzos de la década de los 80, fue soñador que vivió en las calles de San Francisco cuando tenía 28 años, luego que su esposa lo abandonara; una dura época donde sobrevivía el día a día con el dinero apenas suficiente para vivir y no sabiendo dónde pasaría la siguiente noche. ¿Qué hizo? Dormía en los baños públicos de una estación de metro con su hijo de 5 años.

Treinta y siete años más tarde ese mismo hombre que hizo cosas inimaginables para salir de la desafortunada situación en la que cayó, tiene hoy una fortuna que se calcula en casi 70 millones de dólares.

Sin duda que su ejemplo de resistencia debe ser ejemplo para todo emprendedor, y que es una premisa que es lo único que separa a los emprendedores exitosos de aquellos que fracasan. Así que te mostramos las claves para lograr el éxito financiero según este millonario de 64 años.

1. Hacer lo que a uno le apasiona

La primera lección que ofrece la historia de Chris Gardner es luchar para lo que realmente a uno le apasiona y trabajar feliz para lograr que el dinero trabaje para uno y no trabajar para el dinero. Así se superarán las dificultades que se tenga en el negocio, si se dedica a lo que realmente hace feliz al emprendedor.

2. Comenzar con lo que se tiene

Si se tiene poco para iniciar un  negocio, hay que valorarlo. ya, luego con las habilidades se puede ir más lejos de lo que se piensa. Aunque no parezca ser algo grandioso, la lección es que todos tienen habilidades y talentos únicos. Solamente hay que descubrirlos y potenciarlos.

3. Observar a alguien que se admire

Si se está pasando un mal momento reconociendo los dones, hay que observar a alguien más que haya sido habilidoso. Hay casos que sorprende de cómo emergen las propias fortalezas al observar a otros.

4. Dar lo mejor de sí mismo

Esta lección es la de dar lo mejor de sí mismo para ser exitoso. Gardner a lo largo de su vida aprendió de su madre: que alcanzar el éxito solamente dependen de uno así como esfuerzo y motivación. Así que para salir de la pobreza hay que esforzarse al máximo para alcanzar el objetivo en la vida.

5. No dejar que nadie ponga piedras en el camino

A lo largo de la vida, en todos los ámbitos, se encontrará gente amargada y acomplejada que tratarán que uno crea que es igual que ellos, sin futuro y sin ser capaz de hacer nada. En este sentido, Gardner señala que todo lo bueno y malo que ocurra dependerá de uno mismo, pues nadie vendrá a ofrecer ayuda.

6. Trabajar duro para conseguir los sueños

Muchas veces habrá gente que pueda facilitar el camino, pero no podrá de ninguna manera conseguir lo que solo el propio emprendedor desea. Además, las cosas no llegan por casualidad o cosas del destino, sino que es un trabajo constante donde el emprendedor debe orientar su vida y acciones hacia lo que se desea.

7. Ayudar a los demás

Finalmente, si se ayuda a los demás desinteresadamente, es el «mantra» que puede ayudar a que se consiga el éxito financiero. Chris Gardner fue un hombre muy decidido en ayudar a las personas con donaciones en Sudáfrica, por ejemplo. Y en San Francisco logró crear empleos contribuyendo con aportes y proyectos para la construcción de residencias de bajo costo.

Vía: inversorglobal.es