Cómo este tractorista demostró que podía fabricar los mejores autos deportivos

En 1963, cansado de padecer sucesivos problemas con sus autos Ferrari, Ferrucio Lamborghini, tercer fabricante italiano de maquinaria agrícola, decide fundar su propia compañía de automóviles deportivos, luego de tener una agria discusión con el propio Enzo ferrari.

Se trata de un emprendedor cuyo apellido evoca algunos de los deportivos más espectaculares y deseados de todos los tiempos. Por eso que los Lamborghini están considerados por muchos aficionados como los automóviles perfectos. Pero detrás del origen de la creación de estos lujosos autos hay una curiosa historia.

Agricultor emprendedor

Ferruccio Lamborghini (1916-1993) era hijo de un agricultor que supo sacar provecho al excedente de vehículos militares luego de finalizar la Segunda Guerra Mundial, nada menos que aprovechando las piezas de éstos para construir tractores con su empresa que fundó en 1949: Lamborghini Trattori SA.

Se sabe que un año antes, Ferruccio, a la edad de 32 años, había intentado ser piloto de carreras con un viejo Fiat Topolino modificado por él mismo y con el que participó en la prestigiosa carrera automovilística de las ‘Mil Millas’ (Mille Miglia) pero sin suerte. Entonces, luego de amasar una inmensa fortuna con el negocio agrícola le permitió a Lamborghini gastar parte de su dinero en lo que había sido su sueño de juventud: los autos deportivos.

De tal modo que compró los vehículos más caros y potentes que en aquel momento existían en el mercado, como el Ferrari. Pero, parece ser que Ferruccio encontró que su flamante auto tenía varios problemas, sobre todo con el embrague y la potencia del motor por lo que le comentó dicha deficiencia al propio Enzo Ferrari.

Nace la rivalidad

Según indican sus biógrafos, al propietario de la prestigiosa marca de automóviles no le agradó para nada el comentario y su respuesta al mismo fue que un «tractorista no le iba a enseñar a él nada sobre autos deportivos».

Tal respuesta tampoco fue del agrado de Lamborghini quien decidió, a partir de ese momento, darle un merecido escarmiento a Ferrari gastando gran parte de su fortuna (en aquella época era uno de los hombres más ricos de Italia) en fundar su propia fábrica de automóviles deportivos construyendo una enorme planta moderna a muy pocos kilómetros de la de su competidor y ….¡hasta llegó a contratar a ocho de los ingenieros que trabajaban para Ferrari!

Fue así que en noviembre de 1963 se presentó oficialmente en el Salón del Automóvil de Turín su primer automóvil deportivo fabricado, el ‘Lamborghini 350 GT’,  el cual había incorporado todas las mejoras que Ferruccio vio que le faltaban a los otros autos. A partir de ese momento, Lamborghini se convirtió en uno de los más famosos fabricantes de automóviles deportivos.

Hoy en día la rivalidad parece haberse diluido: la marca Ferrari pertenece a FIAT y Lamborghini a Audi, pero sin duda la historia de estos dos italianos deja buenas lecciones sobre el trato que se les debe dar a los clientes insatisfechos.

Vía: es.noticias.yahoo.com