Cómo perder su memoria USB lo convirtió en millonario

En Silicon Valley se dice que un fracaso es como un requisito previo para tener éxito. Y esto puede dar fe, Drew Houston, quien al olvidar su memoria USB, le permitió crear un sistema para compartir archivos en la nube convirtiéndolo en uno de los jóvenes millonarios en la industria tecnológica.

Todo sucedió una tarde del 2005, cuando Drew Houston, de 31 años, viajaba de Boston a Nueva York, pero al revisar sus bolsillos se dio cuenta que había olvidado en casa lo más importante que debía llevar: su memoria USB con los archivos que necesitaba.

Este error se convirtió luego en una idea que lo llevó a fundar una empresa valorada en aproximadamente 10 mil millones de dólares, y ganarse una fortuna personal de más de 8 mil millones de dólares.

Sus primeros fracasos

Drew Houston fue estudiante de Informática en el prestigioso Tecnológico de Massachusetts (MIT) y que debido a sus estudios, aumentaba progresivamente sus habilidades de programación por lo que sus primeros emprendimientos los desarrolló de manera personal. De tal modo que su primer proyecto fue un programa de juego de Poker con apuestas de dinero real, pero no tuvo éxito debido a las fallas constantes del programa.

Luego intentó crear una página web con cursos online de preparación para los exámenes de admisión de las universidades (llamado SAT) trabajando tres años seguidos en ese proyecto, pero tampoco tuvo éxito al habérsela negado el financiamiento por Y Combinator en el 2005, la aceleradora de startups estadounidense.

Cómo perder su memoria USB lo hizo millonario

Hasta que en ese año, mientras viajaba en el autobús de Boston a Nueva York, Drew se dio cuenta que se había dejado su memoria USB, que contenía los archivos que necesitaba, en su casa, y se sentía totalmente frustrado, y al no querer que eso le pasara nuevamente, comenzó a idear soluciones para evitarlo: comenzó a escribir un código para compartir archivos en la nube.

Su idea no era original, pues existían soluciones similares para tener archivos en Internet, disponibles para ser descargados desde otro sitio. Pero Drew consideró que ninguna era lo suficiente práctica y sencilla para que fuese mejor opción que llevar consigo una memoria USB.

Y con esa seguridad presentó el proyecto nuevamente a Y Combinator al que llamó Dropbox, consiguiendo convencerlos para que invirtieran capital en su proyecto, pero le pidieron a Drew que consiguiera un socio como condición para recibir el apoyo financiero. Así que en 3 meses conoció a Arash Ferdowsi, quien no quería abandonar la universidad para dedicarse al proyecto de Drew, pero finalmente logró convencerlo de tomar el riesgo.

Dropbox debutó en el 2008, luego de obtener financiación de Sequoia Capital, luego que Houston se reuniera con el presidente de la empresa, Michael Moritz. En sí, Dropbox es un servicio que se basa en el alojamiento de archivos multiplataforma en la nube permitiendo a los usuarios almacenar y sincronizar archivos en la red y entre ordenadores.

Hoy, Dropbox cuenta con más de 101 millones de usuarios y tiene presencia en 175 países, y tanto Drew como Arash pertenecen al exclusivo club de millonarios de Silicon Valley con una empresa que cotiza en Wall Street y cuyo valor asciende a más de 10 mil millones de dólares.

Vía: haztemillonario.com