La historia de Luka Modric: de niño refugiado por la guerra a jugar la final del Mundial

La gran figura de Croacia carga con una historia trágica en sus espaldas: una infancia entre bombas, asesinatos y refugios, hasta tener un presente glorioso como líder de su selección.

Luka Modric: Champions League con el Real Madrid y Mundial con Croacia. Es la más emocionante historia de superación digno para llevarlo a la pantalla grande.

Y aunque jugará la gran final de la Copa del Mundo con Croacia, para el talentoso mediocampista no todo fue color de rosas en la vida.  Así como la historia de otros futbolistas del mundo, sobre sus espaldas carga una historia de muerte, dolor y angustia pasando por momentos de hondo dramatismo antes de convertirse en lo que es hoy: uno de los mejores futbolistas del mundo.

Infancia dura

Luka Modric nació en 1985 en Zadar, en aquel entonces ciudad de Yugoslavia. Así que con sólo 6 años, vivió los horrores de la Guerra croata de Independencia en 1991, un acontecimiento que duraría cuatro años y en el que Luka perdió a su abuelo al verlo ser ejecutado por los rebeldes serbios.

Así que Luka solo tenía la opción de huir de la guerra para sobrevivir con sus padres abandonando su ciudad natal para vivir en diversos hoteles en los que se hospedó junto con otros refugiados. Fue en esa época donde comenzó a emerger el futbolista que el próximo domingo disputará la final del Mundial.

Y cuando tuvo 7 años era tal su habilidad con el balón que fueron los propios empleados de uno de los hoteles en los que se hospedaba quienes hablaron al club NK Zadar del talento del joven Modric.

«Su talento era evidente desde el principio, a pesar de que era un chico tímido y tranquilo«, dijo Miodrag Paunovic, su primer entrenador. El conflicto bélico llegaba a su final al mismo tiempo que comenzaba a emerger el mayor talento croata de la historia.

Surge la figura

Finalizada la guerra, el club decidió ficharlo, pero no pasó mucho tiempo para que uno de los grandes equipos de Croacia en echarle el ojo. Se trataba del Dinamo de Zagreb que lo contrataría a sus 16 años y lo catapultaría hacía el interés de los grandes equipos de Europa. Hasta que en el 2008 se oficializó su fichaje con el Tottenham, de la Premier League. A partir de ahí su historia ya es conocida.

Hoy, a los 32 años y luego de una vida cargada de sufrimiento y de vivir en hoteles, Modric conquista al mundo con la sorprendente Croacia, cuyo talento como otros grandes ídolos del fútbol mundial, fue decisivo para eliminar a Inglaterra y clasificar al partido más importante de su vida; el que jugará ante Francia el domingo 15 de Julio que es, sin duda, el partido más importante de su vida.

Vía: 20minutos.es/losandes.com.ar