La increíble historia de Michelle Mone, de pobre a millonaria en lencería

De vivir en la pobreza y quedar embarazada a los 17 años, hoy es una poderosa magnante y ejemplo a seguir para todas las mujeres que desean alcanzar el éxito en el plano empresarial.

Escuchar o leer historias de superación es algo que es de gran ayuda, porque demuestra que hay que seguir adelante cuando hay obstáculos y que siempre hay que seguir adelante en ese camino para llegar al éxito.

Este es el caso de Michelle Mone, de 46 años, una multimillonaria británica puede considerarse como el típico caso de persona hecha a sí misma, como muchas mujeres emprendedoras y millonarias, y que se calcula que hoy tiene un patrimonio superior a los 52 millones de euros, según la revista Business Insider.

Pero la vida no fue fácil para la fundadora de la marca británica «Ultimo», que fue lanzada en 1996: se crió en la parte pobre de Glasgow, Escocia; abandonó la escuela a los 15 años y quedó embarazada a los 17. En su libro llamado “Mi Lucha Hasta la Cima”, Mone cuenta cómo pasó de ser una adolescente sin trabajo hasta crear una de las marcas de lencería más importantes de Gran Bretaña.

Sus inicios

Nacida en un barrio humilde de Escocia, a los 15 años se vio obligada a dejar los estudios debido a que a su padre le diagnosticaron un problema muscular degenerativo que le dejó en sillas de ruedas y le impidió trabajar por lo que tuvo que trabajar como mesera y niñera para obtener dinero extra.

Sin embargo, todo se complicó cuando se quedó embarazada con 17 años, pero supo salir adelante como madre soltera y a los 20 años consiguió trabajar en el área de marketing de la empresa cervecera Labatt, pero fue despedida a los 24 años por recortes en la empresa. Es en este momento, es cuando se queda embarazada por segunda vez, luego de casarse con Michael.

Llega el éxito

A partir de entonces, uno pensaría que caería en la desesperación. Pero, no fue así; con el dinero de la liquidación, en 1993, Mone decidió enfocarse en la elaboración de brasieres al enterarse sobre un nuevo producto de silicón que podía servir para elaborar brasieres que lucieran más flexibles y naturales. Entonces, fundó su empresa y obtuvo una licencia europea para hacerlos y la llevó a Gran Bretaña.

Pero, todo se volvió a complicar  en el 2010 cuando se enteró que su esposo la engañaba con una empleada de la compañía, comenzó a tener problemas con el alcohol y su empresa pasó por apuros económicos por lo que decidió expulsar a su marido de la compañía, cambiar de hábitos alimenticios y no volver a cometer el error de juntar amor con negocios. Lo cierto que el divorcio le costó 29 millones de euros.

Vida saludable

Sin duda que el cambio de su figura y la mejora de su aspecto físico le sirvió para volver a repuntar económicamente, convirtiéndose en una figura mucho más mediática y para mejorar la marca de su empresa. Es cierto que su riqueza la consiguió antes de cambiar de imagen, pero Mone tiene claro que gracias a ello ahora es más feliz y exitosa, lo que le permite publicar libros cuando quiere, trabajar menos, viajar por el mundo y ahondar en otros negocios que la interesan.

Parece evidente que al mantener una vida mucho más saludable que la que podía llevar antes de 2010, la ha llevado a que sus cuentas bancarias aumenten paulatinamente convirtiéndose en un icono mediático en Reino Unido, a tal punto que el mismo ex Ministro David Cameron la reconoció como el zar de los negocios en Inglaterra, debido a que su empresa ofrece puestos de trabajo en un área donde hay mucho desempleo.

Sin duda que todo el éxito de Mone viene a raíz de su propia determinación para salir adelante y la que mejora de su imagen y que, pese a todos los problemas que vivió durante su juventud fue avanzando hacia adelante hasta llegar a la cima.

Vía: elconfidencial.com/megaricos.com