7 lecciones de vida y carrera para aprender a los 20 años

¿Qué cosas sabes hoy y que te hubiera gustado saber a los 20 años? Lo respondemos en forma de lecciones de vida.

Para empezar, los jóvenes universitarios deben saber que la carrera que están estudiando, quizás ya esté desfasada.

Y es que viviendo en esta nueva era, si se quiere hacer algo, simplemente se debe hacerlo.

1. Tu visión sobre el mundo y sobre el trabajo podría ser defectuosa

Es común escuchar aquella frase de: «estudia una carrera, y en cuanto termines serás contratado y tendrás un buen sueldo«. Pero no. Justo al acabar la carrera, probablemente se descubra que se va a tener que enviar gran cantidad de curriculum sin éxito. ¿Hubieras estudiado Contabilidad si supieras que ibas a trabajar por el salario mínimo?

Ahora se vive en la época de la “marca personal”, donde se tiende al trabajo freelance o autónomo y donde la mayoría de las empresas prefieren subcontratar tareas antes que tener trabajadores en planilla. Esto puede parecer una enorme dificultad para quien quiere prosperar en la vida, pero es una enorme oportunidad para quien sepa aprovecharlo. Simplemente, la idea de trabajo está cambiando.

2. La vida es dura a los 20 años, pero…. siempre va a ser dura

Siempre se van a tener complicaciones de todo tipo. Los contratiempos forman parte de la vida de las personas en la edad adulta y todo lo que se quieras, será a base de sudor, esfuerzo y sacrificio. Por eso hay que saber que se va a fracasar una y otra vez, en una relación, en el trabajo, en los negocios… probablemente uno será despedido y se vivirán etapas económicas duras. Pero eso es la vida. Es dura.

3. Si se quiere tener éxito, hay que aprender, desaprender y volver a aprender después de lo aprendido

No todo lo que se enseña en la escuela o en la universidad, será garantía para vivir plenamente con un trabajo digno y bien remunerado. Hay que recordar las historias de hoy exitosos empresarios que abandonaron las aulas de estudios para dedicarse a cumplir su sueño. Los temas que se necesitará aprender para mejorar la vida son educación financiera, habilidades de comunicación, y desde luego, todo lo que se necesite para ser mejor en aquella profesión a la que se quiera dedicar.

4. Eres reemplazable en el trabajo

Aunque muchas empresas se presenten como una compañía que trata a sus empleados como si fueran una gran familia, lo cierto es que para la gran mayoría, el empleado es sólo un número reemplazable. Es decir, es un miembro de una familia, pero desechable. Cuando eso ocurra, se tendrán dos opciones: hundirse, o demostrar ferozmente lo que se vale.

5. Darse prisa para buscar, encontrar y dedicarse a la pasión o aquello que se quieres hacer

Entre tener un trabajo pésimo o no tener ningún empleo, está claro que es mejor estar trabajando, pero no hay que acomodarse. En ocasiones la gente se ríe de los jóvenes de 20 años y que tienen mucho tiempo por delante. Pero hay que empezar a conseguir los sueños desde joven, comenzar a fracasar hoy; a asumir riesgos hoy, porque a esa edad, se tiene tiempo de sobra para recuperarse de cualquier cosa.

6. Nadie nos debe nada, hay que superarlo

Es típico de los nuevos jóvenes recientemente titulados universitarios que crean que la sociedad les debe algo; pero por desgracia nadie les debe nada. Más aún: no han ganado nada. Si se quiere respeto, hay que ganárselo. Si se desea trabajo y no se encuentra, hay que crearlo uno mismo. Hay que aprender a usar los medios que se tiene al alcance para ganar dinero mientras que se demuestra la valía a la sociedad.

7. Siempre habrá alguien mejor que tú en cualquier cosa

Siempre existirá una persona más inteligente que uno, más alegre, más atractiva, incluso con cosas que uno mismo no puedes tener. Es por eso que el secreto de la felicidad no se encuentra en compararse con los demás, sino en mejorar uno mismo y en aceptarse de sus propios defectos.

Sobre todo, vivir la vida, encargarse de la vida, y dejar que los demás vivan la suya, porque si se vive constantemente comparándose con los demás, sólo se tendrá una cosa segura en la vida: la frustración.

Vía: negocios1000.com