Cómo Bezos, Buffett y Gates aplican la regla de las 5 horas para ser exitosos

Aprender de personas exitosas es una vía que garantiza seguir el camino para triunfar. Y si bien es cierto que es imposible tener las ideas que los llevaron a fundar grandes empresas y ser millonarios, al menos hay que aprender ciertos hábitos que ponen en práctica cada día.

Nos referimos a Jeff Bezos (fundador de Amazon y el hombre más rico del mundo); Bill Gates (cofundador de Microsoft) y Warren Buffett (inversionista y CEO de Berkshire Hathaway Inc.).

Todo ellos creadores de tres de las empresas más importantes del mundo y que ponen en práctica una norma cada día para triunfar: la regla de las 5 horas, acuñada por Michael Simmons, fundador de Empact.

Su concepto es maravillosamente fácil: no importa que tan ocupadas estén las personas exitosas, siempre se toman el tiempo de al menos una hora al día (o cinco horas a la semana) durante toda su carrera para realizar actividades de aprendizaje.

De Franklin a los multimillonarios 

Simmons indaga este fenómeno hasta Benjamín Franklin de quien averiguó que este científico, inventor y político estadounidense constantemente invertía aproximadamente una hora al día en el aprendizaje deliberado. Así que llamó a esta regla de Franklin de cinco horas: una hora al día en cada día de la semana.

Así que estas actitudes pueden verse también en el empresario exitoso Warren Buffet, un amante de los textos. Una vez declaró en una entrevista: «Lee 500 páginas al día. Así funciona el conocimiento. Crece junto el interés por nuevos temas».

En cuanto a Jeff Bezos, considerado hoy como el hombre más rico del mundo, también es un ávido lector (Amazon era en un principio una tienda de libros) y ha cimentado el crecimiento de su empresa en la experimentación de conceptos aprendidos de terceros.

Por su parte, Bill Gates tiene como hábito diario la de reflexionar y quien se toma retiros espirituales dos veces al año para hacerlo. A ello se agrega que el fundador de Microsoft lee 50 libros al año.

Regla de las 5 horas

  • Planificar el tiempo de aprendizaje: Simmons señala que se debe identificar qué es lo que se quiere aprender y cuáles son los objetivos.
  • Práctica deliberada: en vez de hacer las cosas automáticamente y no mejorar, hay que  aplicar los principios de la práctica deliberada para seguir mejorando, lo que significa practicar habilidades específicas, por ejemplo.
  • Meditar: hay que hacerlo algunos unos minutos al día para reflexionar sobre lo que se está aprendiendo y hacerse preguntas. Así es como se logra obtener la creatividad.
  • Reservar tiempo para aprender: leer, practicar, estudiar, dialogar, discutir, asistir a clases… siempre hay tiempo para aprender.
  • Resolver los problemas: nunca se deben dejar problemas sin resolver, sino solucionarlas apenas los problemas aparezcan.
  • Experimentar: cualquier idea puede convertirse en un negocio, hay que probar todo lo que se les ocurra.

Vía: lainformacion.com