¿Cómo encontrar el mejor socio para tu empresa?

Antes de crear una sociedad de negocios descubre si la persona cuenta con el perfil y las habilidades para que funcione.

Ser emprendedor y conseguir llegar a crear la propia startup o empresa, es un momento muy gratificante. Desde que se tiene la idea, hasta que el proyecto se consolida, el organismo pasa por un sinfín de sentimientos de alegría, tristeza, emoción, rabia, decepción, etc.

Es un proceso duro, pero es una etapa que siempre se termina superando.  Por eso que es muy importante escoger bien al socio, porque este será el compañero de viaje y que ayudará a sacar adelante la empresa.

Pero, antes de decidir quién será el socio, hay que preguntarse si realmente se necesita uno.

1. ¿Qué buscamos o necesitamos de un socio?

Se dice que si existen diferencias en una relación, que no son buenas, pueden perjudicar a la empresa, al contar distintas visiones de ambos. Pero, eso no es del todo cierto. Para que un negocio funcione, es importante que ambos socios tengan diferencias, sobre todo a lo que se refiere a carácter.

¿Qué pasaría si son personas tímidas? ¿quién hablaría si surgiera un problema con los clientes? Si el emprendedor es tímido es mejor buscar una persona totalmente opuesta para que sea capaz de solucionarnos aquellos problemas de los no se pueda encargar. De esta forma, la empresa tendrá un equilibrio.

2. ¿Cuánto tiempo dedicará a la empresa?

Es evidente que no se puede exigir al socio para que dedique las mismas horas que el emprendedor al negocio, pero es importante que se implique en la empresa y que esté al corriente de todo lo que sucede en ella.

Es importante que cuando surjan problemas o se tengan que tomar decisiones importantes él esté presente. Por esto, desde el comienzo se debe de dejar claro cuánto tiempo puede dedicarle a la empresa.

3. ¿El compromiso del socio con la empresa es similar al nuestro?

Es importante que desde el primer momento que se empieza trabajar juntos, los dos tengan el mismo entusiasmo e interés con el negocio, para así poder conseguir los objetivos que se han propuesto. Porque si ambos no demuestran el mismo interés desde el principio puede suponer un problema en el futuro.

4. ¿Cómo actuaría o se enfrentaría a una situación complicada?

Cuando se busca al socio, es importante saber cómo actuaría frente a un problema para resolverlo. Si se ha seleccionado ya al mejor socio, antes de notificárselo es importante plantearse un problema para asegurarse que su respuesta o la manera de resolverlo sería la adecuada. Si supera esta pequeña prueba significa que realmente es el socio que se necesita.

5. ¿Cómo lo ven los demás cómo persona?

El último paso antes de decidir si esa persona es la adecuada para ser socio es valorar su reputación y la imagen que tienen los demás de él. Es importante que la persona que va a trabajar en la empresa tenga unas cualidades positivas y se sepa ganarse a las otras personas.

Vía: ibeschool.com