Los cuatro caminos que puedes tomar para convertirte en CEO de la empresa

Serlo en una empresa resulta sumamente atractivo para los jóvenes profesionales. Si se aspira a ser Director Ejecutivo esto es lo que debes saber.

Llegar a la cima empresarial es la aspiración de muchos empleados, no solo para tener una alta remuneración, sino también por pura ambición. Al fin y al cabo, dirigir una empresa o una de sus principales áreas operativas es un reto al alcance de muy pocos.

Todo ello  supone una experiencia que resulta atractiva para las personas que aman sus trabajos. Pero, ¿qué pasos dar para llegar a ser CEO?

Como lo señala la consultora Cassandra Frangos en su nuevo libro Crack the C-suite Code, hay diversos caminos hacia la Dirección Ejecutiva, y donde cada persona dependiendo de su experiencia, el apetito por el riesgo y, en gran medida, de las alianzas que haya sabido construir en la empresa, podrán llegar a él.

Precisamente, en base a entrevistas a una docena de CEO y encuestas entre 350 líderes potenciales de todo tipo de sectores, la conclusión de la consultora es clara: hay cuatro maneras de llegar a convertirse en el «jefe» dependiendo  de las características de cada persona.

1. El ejecutivo veterano

La ruta más predecible y común para llegar a la cima es a través de la promoción interna de directivos veteranos de una empresa. Por eso que un gran porcentaje de los CEO  provienen de ascensos internos y lo mismo ocurre con los directivos financieros, de marketing o comunicación.

“Los ejecutivos veteranos llevan en sus organizaciones más de 15 años, ganando constantemente experiencia, conocimiento y ascendiendo a roles más altos y exigentes. Para seguir con éxito esta ruta, hay que ser capaz de reinventarse a sí mismo a medida que cambian las necesidades del negocio y ser paciente y abierto a nuevas oportunidades”, señala Frangos.

2. El agente libre

La segunda manera más común de llegar a la Dirección Ejecutiva es gracias a una contratación externa, pasando de un puesto de menor rango en una empresa a uno en la cúspide en otra o, como número dos y, desde ahí, a lo más alto.

Como explica Frangos, las organizaciones recurren a ejecutivos externos para liderar un cambio o debido a la presión de los accionistas. Este camino se abre cuando se necesita un cambio estratégico o cuando los ejecutivos existentes no tienen las habilidades o la experiencia para apoyar a la organización en un momento determinado.

3. El campeón de salto

Este tipo de ejecutivos son promovidos desde dos o tres niveles jerárquicos inferiores dentro de la propia organización, pasando por encima de empleados más veteranos.

Suele tratarse de perfiles más jóvenes, que se promocionan en vista de su potencial, al demostrar su habilidad y entender modelos de negocios emergentes. En opinión de Frangos, se trata del camino más difícil de seguir para llegar a ser CEO, puesto que en el fondo, más que un camino es un atajo.

4. El fundador

La manera más fácil de llegar a CEO es fundar su propia empresa. Cualquiera puede abrir la empresa e imprimir sus tarjetas de visita de director ejecutivo.

Pero claro, esto no significa que se esteé dirigiendo a nadie, pesu dirigir de verdad una gran empresa a siendo el fundador de esta a menudo requiere un sacrificio financiero, ya que puede significar dejar un trabajo bien remunerado para abordar un proyecto propio y a menudo lleva más tiempo del previsto que un negocio sea viable.

Vía: lainformacion.com