¿Por qué Elon Musk está al borde del colapso físico y mental?

El multimillonario dueño de Tesla asegura que este ha sido el peor año de su carrera empresarial. Averigua aquí por qué.

Elon Musk vuelve a ser noticia que ha inquietado a los inversionistas de Tesla, la fábrica de autos eléctricos.

Y es que en una emotiva entrevista a The New York Times, el también dueño de la empresa de transporte aeroespacial SpaceX , reveló este ha sido el año «más difícil y doloroso» en vista de sus jornadas maratonianas y estresante vida en la fábrica. Pero el multimillonario de 47 años también reconoció que lo peor estaba por llegar.

En la entrevista Musk asegura que el cansancio producto de trabajar 120 horas a la semana y no haberse tomado más de una semana libre desde 2011, es la explicación a su comportamiento tambaleante de las últimas semanas.

«Ha habido veces que no he salido de la fábrica durante cuatro días. Eso ha sido a costa de no ver a mis hijos ni a mis amigos. Lo peor ya ha pasado desde el punto de vista operativo de Tesla . Pero desde el punto de vista personal, lo peor está por venir«, avizora el empresario que se ha casado y divorciado tres veces y tiene cinco hijos.

Sin duda que la promesa de convertir a Tesla en una empresa líder en el mercado del motor a la vez que accesible al gran público consume al empresario sudafricano. Los objetivos de producción aplazados y la búsqueda de la ansiada rentabilidad viene acumjulando pérdidas. De ahí su idea de retirarla de bolsa, para evitarse la creciente presión de cumplir con los accionistas cada tres meses.

En efecto; el 7 de agosto, el empresario anunció por Twitter su intención de retirar Tesla de la bolsa cuando alcanzara los US$ 420 por acción y que tenía «financiación asegurada». Musk aseguró estar en conversaciones con el fondo soberano de Arabia Saudita y otros inversionistas para financiar la salida de Bolsa del fabricante de autos eléctricos.

Aumenta la preocupación

La situación de Musk ha llevado a un debate entre los círculos empresariales y en las redes sociales sobre si necesita dar un paso al costado y dejar que otro lleve las riendas de Tesla. El sudafricano dirige la empresa, las fábricas, se enfrenta a los periodistas, a los inversionistas en corto que apuestan por la caída de la compañía… es decir, todo.

Lo cierto es que el estrés ya le está pasando factura física al multimillonario a tal punto que ha confesado que necesita pastillas para dormir y que cada vez está más alejado de familia y amigos.

Y con relación a la búsqueda de un «número 2» que alivie su carga laboral, se ha barajado a la segunda ejecutiva de Facebook, Sheryl Sandberg. Pero hasta el momento, Musk dijo no tener previsto dejar la dirección Tesla a nadie para que ocupe sus puestos; pero declaró que si hubiera alguien que «pueda hacer mejor el trabajo», se las podría dar «ahora mismo».

Vía: elobservador.com.uy