¿Qué debes preguntarte para saber si eres innovador?

Compartimos 4 preguntas que deben hacerse los emprendedores para saber si tendrán un negocio disruptivo.

Actualmente, emprendedores y ejecutivos utilizan las palabras “innovador” y “disruptivo” que son términos que sirven para expresar que sus ideas de negocio o conocimientos poseen un componente novedoso, que los diferencia del resto de propuestas de la misma categoría.

Sin embargo, al usarse tanto, ambos términos vienen perdiendo significado, sobre todo cuando se usan en proyectos que no son ni innovadores ni disruptivos. Sobre el tema,  Charles Juárez, director de IpCorp Perú e Incubadora de Proyectos, en una entrevista a Elcomercio.pe, muestra aquellas cuatro preguntas que hacerse para determinar si las ideas o negocios son realmente disruptivos.

1. ¿Cuánto he entendido y estudiado al cliente?

Esta pregunta busca muchas respuestas cuyo detalle garantiza una investigación profunda. Es clave tener un listado detallado para hacer este análisis, porque se debe explorar al cliente con empatía para comprender sus necesidades a fondo. Así que es la etapa para experimentar de forma vivencial la experiencia del cliente.

2. De todo lo que he entendido, ¿qué necesidad quiero cubrir?

Esta pregunta va del conocimiento del cliente dirigido a un primer listado de necesidades tangibles. Luego, se debe definir en cuál de todas se enfocarán. Esta es la etapa más importante. Pero, ¿cómo elegir la necesidad?

Se puede comenzar con un primer análisis superficial, identificando las necesidades más importantes, y agregándole a cada una la forma en la que se podría atenderla. A partir de allí surgen otras interrogantes: ¿Por qué debería hacerlo? ¿Ayudo al 100% de los clientes satisfaciendo esta necesidad? ¿Se puede satisfacer fácilmente? ¿Existen otras maneras de satisfacer esta necesidad?

3. De la necesidad que quiero cubrir, ¿cuántas ideas he evaluado antes de elegir esta?

Esta pregunta busca cuestionar la rigurosidad de la generación de la idea. ¿Se está probando lo primero que se vino a la mente? ¿Qué otras ideas pueden ocurrir frente a esta necesidad? En esta etapa hay que asegurarse que muchas ideas hayan sido evaluadas e investigar qué ideas similares existen en el mercado, no solo local sino global.

4. ¿Puedo probar mi idea, recibir feedback, y luego mejorarla?

No existe una idea perfecta, por lo que es importante probarla rápidamente, experimentar cómo funciona y llegar al nivel de poder ser comercializada. Luego, con el feedback del mercado, seguir mejorando la propuesta.  También se debe revisar la idea bajo el esquema de mantenibilidad y postventa, sumado a un análisis de economía circular que ya debería ser un estándar en cualquier nuevo proyecto.

Vía: elcomercio.pe