Los exitosos que comenzaron fracasando

No todos transitan el incuestionable camino del éxito, sin haber fracaso en algunas oportunidades. Incluso hay figuras prominentes del entorno empresarial y deportivo que tuvieron malos comienzos. Para ellos el fracaso fue aleccionador, una variable que fortaleció sus actitudes con miras a una posterior superación. Sobre esto la cultura pop nos ha arrojado diversas enseñanzas, como la de Rocky Balboa, representado por Silvester Stallone: «No importa cuántas veces caes, sino cuántas te levantas». 

Michael Jordan

Cuando quiso entrar a un equipo de basquetbol por primera vez, Jordan fue rechazado por el técnico. Sin embargo, después este lo llamó y le dijo que si quería irse de gira con el equipo debía cargar los uniformes de los jugadores. Con el tiempo logró que lo aceptaran en el entrenamiento y rápidamente pasó de medir 1.70 a 1.90 metros. La Universidad de North Carolina se fijó en su talento, le dio una beca completa y se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia.

J.K. Rowling

Antes de publicar la saga de Harry Potter, una recién divorciada y empobrecida Rowling fue rechazada por 12 editoriales diferentes. Hoy la saga ha vendido más de 450 millones de copias y la escocesa es considerada la autora que ha ganado más dinero en la historia de la literatura.

Milton Hershey

El creador de los chocolates Hershey fue aprendiz de pintor y lo despidieron. Lanzó tres compañías que fracasaron. Quiso ser minero, pero la depresión económica lo hizo retirarse. Aceptó trabajo en una dulcería donde aprendió a hacer chocolate. Lanzó su empresa pero fracasó otra vez, hasta que conoció a un inversionista que quiso ayudarle.

Harland Sanders (KFC)

Aprendió a cocinar para ayudarle a su madre con la comida de sus hermanitos. Fundó un restaurante que tuvo que cerrar y se asegura en la web de KFC que cuando intentó vender su receta de pollo frito, esta fue rechazada más de mil veces.

Henry Ford

Empezó a trabajar junto a varios empresarios en la fabricación de automóviles, pero cuando la primera empresa quebró, los inversores lo expulsaron de la asociación. Se declaró en quiebra cinco veces antes de patentar la línea de ensamblaje en cadena y obtener un rotundo éxito.

Walt Disney

Lo despidieron de un periódico porque no tenía suficiente creatividad. Fundó una empresa de animación que quebró y ya en bancarrota y buscando cómo sobrevivir, creó Blancanieves y los Siete Enanos, el largometraje que desató su éxito. Después fundó los estudios Disney y el resto es historia.

Vía: www.laprensa.com.ni