Cómo debes evitar una sanción tributaria a tu empresa

Por descuido, mala organización o falta de asesoría, muchos negocios reciben sanciones tributarias. Conoce aquí qué hacer para evitarlas.

Al tener una infracción tributaria, que es la violación de las normas tributarias como consecuencia de una acción u omisión, sea esta culposa o dolosa, conlleva a una sanción.

En el país, lamentablemente, muchos contribuyentes incumplen con sus obligaciones por falta de conocimiento de las normas, por descuido o de forma intencional por lo que las sanciones pueden ser severas como el decomiso de bienes o el cierre temporal del negocio.

Lo cierto que al margen del tamaño de la empresa o su nivel de facturación, todos los negocios pueden pasar por una auditoría que usualmente realiza la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) en ejercicio de su función fiscalizadora.

Así que para evitar una controversia con esta institución, que pueda perjudicar los ingresos, Raúl Odría, abogado tributarista de Casahierro Abogados, recomienda medir bien los tiempos.

Por eso señala que si se advierte que los plazos legales para cumplir con estos requerimientos son muy cortos, se debe solicitar, en cuanto sea notificado del inicio de la fiscalización de la Sunat, una ampliación del plazo otorgado. Hay que considerar que el plazo de inicio para la Sunat comienza con el envío del correo electrónico.

Hay que saber que la Administración Tributaria utiliza el buzón SOL de cada contribuyente para enviar más de 14 tipos de documentos. Entre ellos se encuentran las esquelas de infracciones, multas, devoluciones, entre otras decisiones.

Ante el auditor

Si se pierde o hay robo de algún documento que sustentaba algún gasto tributario, Odría recomienda dejar constancia del hecho con un escrito o denuncia policial, aunque luego se recupere el documento. Si no es así, en una etapa posterior a la fiscalización, cuando se tenga a la mano esos medios probatorios, no tendrán validez legal ni probatoria para la Sunat.

Solís comenta que los fiscalizadores tienen la discrecionalidad para solicitar u observar cualquier documento probatorio de las operaciones que estén reportando, especialmente cuando se trata de deducción de gastos para el cálculo de impuestos. Cita por ejemplo, cuando se almuerza con un cliente, donde hasta un ‘selfie’ es válido para demostrar que es una cita de trabajo y se puede deducir ese gasto.

Problemas comunes

Hay que saber también que las deudas con una antigüedad mayor a 12 meses normalmente pueden ser provisionadas y deducidas del pago de impuestos. Sin embargo, Solís advierte que la Sunat ha venido observando los mecanismos de cobranza de las empresas, que a criterio de los fiscalizadores pueden ser calificados de insuficientes y, por tanto, no son reconocidos como gasto.

Finalmente, si no está de acuerdo con alguna de las decisiones tomadas, se recomienda dar respuesta por escrito a los requerimientos de la Sunat y especificar eventuales arbitrariedades por parte del auditor. Y es que cuando se deja constancia de una decisión abusiva servirá como medio probatorio en una posterior defensa legal.

Para obtener más información sobre el buzón y la notificación electrónica de actos administrativos, hay que ingresar a Sunat Virtual (www.sunat.gob.pe) o comunicarse con la Central de Consultas (0-801-12-100).

Vía: sunat.gob.pe