15 maneras de utilizar el Social Proof para tu tienda online

Conoce las estrategias de marketing, en este caso, para generar más conversiones en la venta online.

El Social Proof es un concepto que describe el fenómeno psicológico que en español también se conoce bajo el término «demostración social». Para comprender este anglicismo, hay que saber que los seres humanos necesitan la confirmación de terceros para tomar o confirmar una decisión.

Por ejemplo, esto se nota en los estacionamientos o parqueos. Allí los conductores suelen ponerse en la fila donde tienen otros autos por delante dejando de lado las entradas donde no tendrían que esperar. Si no hay cola la asociación es que debe haber algún problema porque en otro caso hubiera autos.

En los supermercados se observa un fenómeno parecido. Si hay dos heladerías una al lado de otra, siempre se optará por aquella con cola. Esto porque da a entender que el producto es bueno y que merece el tiempo de espera. En muchos aspectos las personas son seres solitarios pero sobre todo en situaciones nuevos la gente se guía por la muchedumbre.

El Social Proof aplicado en el marketing

Hasta hoy, el  subconsciente del ser humano es un gran desconocido para el marketing en vista que no siempre las razones se toman de manera racional. El neuromarketing intenta estudiar estos fenómenos para poder predecirlos y utilizarlos para aumentar el éxito de campañas promocionales.

Así que el Social Proof se ve reflejado en algunos aspectos básicos que se puede observar todos los días en páginas web. Aquí ofrecemos algunas maneras para implementarlo en tu negocio online:

1. Estadísticas en tiempo real: que indiquen cuanta gente está visualizando productos o está comprando en el mismo momento.

2. Opiniones y recomendaciones de los clientes y usuarios: nada genera tanta confianza para el resto que las opiniones reales y la experiencia de compra de otros usuarios. El número de estrellas que pongan al negocio y las reviews son claro signo o prueba social de si realmente se está haciendo bien.

3. El apoyo de influencers y embajadores: si una celebridad compra en un sitio o tal producto, hay que reconocerlo, uno mismo también lo comprarías.

4. Casos o ejemplos prácticos: para hacernos una idea de la experiencia generada en otros casos de clientes.

5. Menciones en distintos medios: hay que aprovechar el tirón de algún producto estrella para publicitarlo al mismo tiempo en otros medios como revistas, spot televisivos etc.

6. Mostrar la base de clientes que utilizan o consumen en la tienda online.

7. Agregar en la página web el sello de confianza.

8. Certificaciones y distintivos de sites oficiales.

9. Integrar el ecommerce con plataformas de e-mail marketing o de la plataforma de e-commerce.

10. Comprobar estadísticas y datos de nuestras redes sociales.

11. Contabilizar el número de registros, y diferenciar clientes, usuarios registrados de los no registrados.

12. Convertirse en el mejor vendedor online es una de las principales pruebas que la tienda online lo está haciendo muy bien.

13. Detallar e incluir «los clientes también compraron»: aquí, los más vendidos y otros indicadores que animen e inciten a mostrar qué productos o servicios son los que más salida tienen.

14. El número de pedidos y cuantas veces se ha vendido un producto.

15. Showcases o imágenes de clientes con los productos: a los usuarios les gusta mostrar lo que adquirieron por una tienda online.

Vía: tooltyp.com