Cómo afrontar una fiscalización de la Sunat

En cualquier momento tu negocio puede ser seleccionada por el ente recaudador para la ejecución de una fiscalización tributaria, por lo que conviene estar preparado y conocer más sobre todas las implicancias de una fiscalización.

Sin importar el tamaño de la empresa o el nivel de facturación, todos los negocios están condicionados a pasar por una auditoría de las que suele realizar la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) como función fiscalizadora.

Para estar al tanto de las notificaciones de la Sunat, el emprendedor debe saber que se utiliza el buzón SOL de cada contribuyente para enviar más de 14 tipos de documentos. Entre ellos se encuentran las esquelas de infracciones, devoluciones, multas, entre otras decisiones.

Además, los fiscalizadores tienen la función de solicitar u observar cualquier documento probatorio de las operaciones que esté reportando, sobre todo cuando se trata de deducción de gastos para el cálculo de impuestos.

Sobre el tema, la tributarista Daniela Comitre, gerente de Consultoría Tributaria PwC, en una entrevista a Gestion.pe, ofrece una serie de tips para que una empresa sepa afrontar una auditoría del fisco.

1. Planificar la respuesta al requerimiento de información

Es muy importante comenzar por analizar el requerimiento de información notificado por la Sunat para planificar adecuadamente el tiempo (plazo) y los recursos con los que cuenta la empresa (el contribuyente) para responder.

Si el plazo otorgado es insuficiente, hay que solicitar de inmediato una prórroga a la Sunat. Cabe recordar que existe un plazo preestablecido para solicitar la prórroga. Y si los recursos (personal de la empresa) no son suficientes para cumplir con el requerimiento, se debe buscar el apoyo de asesores tributarios.

2. Presentar todo volumen de información

La Sunat es muy rigurosa con toda la documentación de sustento de las operaciones, por lo que no se debe pensar que la empresa debe entregar solamente la información básica ( contratos y facturas, por ejemplo).

Por el contrario, para aceptar lo deducible de un gasto, la Sunat necesita confirmar que los servicios han sido brindados, ya sea mediante informes finales, propuestas de servicios, correos electrónicos, etc. Así que la empresa debe presentar todo lo que se le solicita.

3. Frente a un pedido de documentación de mucho volumen, solicitar una muestra

Si existen casos donde la documentación e información solicitada es muy extensa, la empresa puede solicitar a la Sunat que señale una muestra dentro de la lista requerido, lo cual permitirá cumplir con lo solicitado dentro del plazo correspondiente.

4. Buscar un acercamiento para dar mayor claridad en casos de diferencias de opinión 

El objetivo de la empresa debe ser que sus respuestas a las observaciones de la Sunat se entiendan con claridad. Y si no es suficiente con una explicación por escrito hay que buscar una reunión para explicar su posición también de manera verbal, involucrando al auditor encargado, así como al supervisor y al resto del equipo de la Sunat que estuvo presente en la fiscalización.

5. Asegurarse de presentar todas las pruebas necesarias durante la etapa de fiscalización

Antes del cierre de la fiscalización, la empresa debe asegurarse que ha presentado suficientes pruebas que demuestren su posición y tener certeza que dichas pruebas fueron recibidas por la Sunat, pues la auditoría puede terminar en una reclamación donde la empresa ya no podrá presentar nuevas pruebas a no ser que emita una carta fianza o pague la deuda.

6. Actuar con profesionalismo frente al auditor

La fiscalización debe ser llevada de manera profesional, pues se trata de una reunión donde objetivo es hacer entender al auditor, con el adecuado sustento, que su posición tributaria es la correcta. Cabe anotar que fiscalización no es un enfrentamiento ni una lucha de posiciones.

Vía: gestion.pe