Cómo disolver y cerrar una empresa o negocio

Si se vive bajo una época de crisis económica, es importante conocer cuáles son los trámites para cerrar una empresa. Aunque al momento de emprender un negocio siempre se intenta pensar en positivo, es importante tener un plan B de acción en caso que el negocio no rinda lo esperado.

Sin duda que terminar un negocio es una de las decisiones más difíciles, pero si no se obtienen los resultados esperados se debe cerrar definitivamente la empresa. Para eso es necesario realizar ciertos trámites para que las entidades supervisoras y autoridades sepan que el negocio ya no está en funcionamiento.

Entonces, se debe cumplir un procedimiento legal que incluye algunos pasos y plazos. Al final del proceso, se obtendrá la extinción de la empresa o negocio. Precisamente, son 3 las etapas para el cierre de una empresa por extinción: disolución, liquidación y extinción.

1. Disolución de la sociedad

La disolución de la sociedad se da por acuerdo de la Junta General de Accionistas para terminar la actividad de una empresa y que debe redactar el Acta de Disolución y publicarla en los diarios.

Luego, la solicitud de inscripción de la disolución de la sociedad debe presentarse ante la Sunarp, adjuntando una copia certificada por notario del Acta de Disolución que incluirá el nombramiento del liquidador, el número de la partida registral y las hojas de los periódicos en los que se publicaron.

2. Liquidación

Aquí el liquidador reemplazará a directores, gerentes y apoderados, encargándose de vender los activos (muebles, productos, dinero) y pagará las deudas e impuestos pendientes.También se debe añadir la frase “en liquidación” a la razón social de la empresa, en la opción de actualización de datos RUC del sistema SOL para la suspensión de actividades.

Finalmente, el liquidador es el encargado de distribuir los saldos entre los accionistas entregando a la junta la memoria y el balance final de liquidación.

3. Extinción

Es la última etapa para oficializar el cierre de una empresa o negocio. De tal modo que la inscripción de la extinción en la Sunarp estará a cargo del liquidador, nombrado y presentado por la empresa en la Inscripción de la Disolución de Sociedades.

Así que cuando se hace la realiza extinción de la sociedad y luego la baja de RUC de persona jurídica, la empresa dejará de existir como tal para la sociedad y las entidades reguladoras, como Sunarp y Sunat.

Vía: gob.pe