Violencia financiera: ¿cómo puedes detectarlo si eres una de sus víctimas?

violencia

Es común escuchar hablar de los diversos tipos de violencia a los que se ven expuestas las mujeres, especialmente, dentro del matrimonio y donde la violencia financiera o maltrato económico va tomando peso en una sociedad que cada vez más está preocupada de las cosas materiales y actividades de ocio.

Este tipo de agresión no está tipificado por ley alguna, pero se ha visto que este maltrato económico se ha tornado en una forma de violencia financiera que ejerce el agresor que tiene el control del dinero.

Es el caso de muchas mujeres que tienen a sus esposos desempleados, pero se han hecho a cargo de los gastos del hogar y de los hijos, buscando diversos «cachuelos» desde lavar ropa o planchar. Pero, es el marido quien controla los ingresos. Así que este tipo de mujeres son víctimas de violencia financiera, pero también son responsables de tolerarla.

De tal modo que los especialistas señalan que este tipo de violencia es la acción de lastimar, dañar, maltratar o destruir a una persona. En la violencia económica, el instrumento de poder que se es usado para manipular al otro es el dinero.

Tenemos el caso de México donde el 56.4% de los hogares ha vivido violencia financiera, según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en la encuesta sobre Dinámicas de las Relaciones en los Hogares del 2012.

Este estudio reveló que en todo el país, el 36% de las mujeres manifestaron haber recibido reclamos por la forma en que gastan el dinero y donde un 24.8% su pareja le prohibió trabajar o estudiar.

Lamentablemente, este tipo de agresiones no solamente sucede hacia mujeres, sino también contra personas de la tercera edad y donde las conductas de violencia financiera pasa cuando existe un daño emocional lo que afecta el autoestima de la víctima.

Hay que saber también que este tipo de violencia entre las parejas es una conducta fomentada por ideas, valores, costumbres y hábitos del pasado donde a la mujer se la consideraba “el sexo débil”, quien debería estar a cargo de los hijos y el hogar y manteniendo una conducta sumisa.

Lee también: 7 claves para detectar señales de violencia en la empresa

Cómo salir de la violencia financiera

Así que para salir de este círculo vicioso, la alternativa es que la víctima deje de lado el rol de “mártir” y gane su propio dinero con su empleo. Y para salir de ella, entonces, hay que preguntarse las siguientes interrogantes y actuar.

  1. ¿Cuál es la relación con el dinero?: los especialistas recomiendan realizar una introspección para determinar si uno genera sus propios ingresos o se depende de alguien más.
  2. ¿El dinero genera problemas?: si se discute con la pareja porque no alcanza el dinero, porque no te se lo suficiente para pagar las cuentas, se condiciona y controla todo lo que se puede gastar, es una luz roja de alerta.
  3. ¿Se pelea recurrentemente por el dinero?: muchas veces por la falta de dinero hay crisis familiares cada cierto tiempo. El problema es cuando se vuelven constantes y llegan a transformarse en violencia física.
  4. ¿No hay comunicación entre las parejas?: es probable que además de que el esposo niegue dinero o condiciona sobre su uso, el agresor también oculte de donde lo obtiene, cuánto recibe y en qué lo gasta.
  5. ¿Qué responsabilidad se tiene en el conflicto?: bajo esta situación, la víctima y el agresor comparten la responsabilidad. Los expertos recomiendan que uno se pregunte en qué se ha contribuido para ocasionar el maltrato y se la acepte sin justificarse.
  6. Encontrar un empleo formal: se debe comenzar por buscar un empleo fijo que permita obtener los ingresos mínimos.

Te puede interesar: El mobbing, un acoso laboral que debe ser denunciado

Buscar un mentor

También los especialistas recomiendan rodearse de gente positiva; entre ellos pudieran haber un hombre o mujer que haya pasado por lo misma situación que uno y que pueda acompañar en el proceso de recuperación. Se estima que en los Estados Unidos cuando hay un divorcio, la calidad de vida del hombre cae 10% y la de la mujer 70%. Pero en otros países latinoamericanos este efecto se multiplica.

Vía: CNNExpansion.com
Foto: elnuevodia.com

Deja un comentario