11 millonarios que pasaron de la riqueza a estar completamente arruinados

No es nada fácil convertirse en millonario, especialmente si se empieza desde abajo. Pero tan complicado o más como amasar una fortuna es saber administrarla correctamente y mantenerla.

Son muchas las historias de millonarios del mundo del espectáculo que les  ha costado años de trabajo en llegar a la cima, pero al no saber administrar sus fortunas, el dinero se le esfumó de las manos en un abrir y cerrar de ojos.

Así que te ofrecemos la lista de 11 millonarios que debido a malas gestiones, desastrosas inversiones o despilfarro en lujos extravagantes acabaron por llevarlos a la ruina.

1. Whitney Houston

La cantante falleció en 2013 con una deuda de 3,3 millones de euros después de gastarse durante los últimos años de su vida su fortuna (que llegó a ser de 100 millones de dólares) en todo tipo de excentricidades y en sus adicciones al alcohol y a las drogas. Su divorcio con Bobby Brown también contribuyó para que terminara totalmente arruinada.

2. Burt Reynolds

También este actor no administró correctamente la fortuna que amasó durante los años 70, cuando era una de las principales figuras de Hollywood. Tras varias inversiones desastrosas acumuló una deuda de 9 millones de euros y se declaró en bancarrota en el 1996. Las cosas no le han ido mejor desde entonces, ya que hace 7 años sufrió el embargo de su mansión de Florida.

3. Mike Tyson

En el 2003, Mike Tyson confesó que no le quedaba casi nada de los 300 millones de dólares que había ganado durante su carrera como boxeador durante los 80 y los 90. Su adicción a la cocaína y su gusto por las joyas y otros productos de lujo fueron los responsables de que acabara en la ruina. Además, también tuvo que desembolsar importantes cantidades por los juicios de divorcio y de agresión a los que se enfrentó.

4. Michael Jackson

Michael Jackson llegó a tener una fortuna de 500 millones de dólares, pero los últimos años de su vida no fueron nada fáciles. Y es que tras algunas malas inversiones (como la compra de Neverland por 27 millones) y sus conocidos gustos extravagantes, sus asesores reconocieron en el 2003 que estaba arruinado y no podía hacer frente a las deudas.

5. Kim Basinger

Kim Basinger compró a principios de los 90 una ciudad entera en el estado de Georgia por 18 millones de euros, una inversión desastrosa ya que tuvo que venderla después por 900,000 euros. Además, en aquella época tuvo que indemnizar a la productora Main Line Pictures por romper un contrato. Tras estos traspiés económicos no le quedó más remedio que declararse en bancarrota en 1993.

6. Debbie Reynolds

Debbie Reynolds se convirtió en una gran estrella gracias a películas como ‘Cantando bajo la lluvia’, sin embargo, terminó declarándose en bancarrota y aceptando cualquier papel para poder seguir adelante. Buena parte de culpa la tuvo su segundo esposo, Harry Karl, que dilapidó buena parte de su fortuna en el juego y en inversiones absurdas. La actriz llegó a tener una deuda de 3 millones de dólares.

7. Nicolas Cage

Durante sus mejores años, Nicolas Cage llegó a tener dos castillos, 15 casas, una colección de yates una flota de Rolls-Royce. Alcanzó un punto en el que no era capaz de mantener todas sus posesiones y debía más de 4 millones de dólares. El actor, que culpó de la situación a su antiguo asesor financiero, se vio obligado a vender buena parte de sus posesiones y a participar en algunas producciones menores.

8. MC Hammer

MC Hammer se convirtió en una gran estrella de la música y un icono del hip-hop a principios de los 90, llegando a vender más de 50 millones de discos en todo el mundo. Sin embargo, acumuló una deuda de más 10 de millones de euros y se declaró en bancarrota en 1996. Se gastó toda su fortuna en lujos extravagantes.

9. Johnny Depp

Johnny Depp es una de las últimas estrellas de Hollywood en pasar serios apuros económicos. El actor se ha gastado en los últimos años 75 millones de dólares en 14 casas, coches de lujo, yates, obras de arte y otras excentricidades. Un ritmo de vida que le tiene al borde de la bancarrota. Sin embargo, él culpa de la situación a la empresa TMG, que se encargaba de llevarle las cuentas.

10. Toni Braxton

Toni Braxton, una de las cantantes más exitosas de principios de los 90, no tuvo, sino dos situaciones de bancarrota durante su vid. La primera fue en 2010, cuando debía más de 40 millones de euros, y posteriormente volvió a hacerlo en 2013.

11. Brendan Fraser

En los 90 Brendan Fraser era uno de los actores más exitosos gracias, entre otras películas, a la saga de ‘La Momia’. Sin embargo, Hollywood se ha olvidado de él y él no ha dejado de gastar dinero, por lo que su situación económica es muy preocupante. La gota que colmó el vaso fue el divorcio de su mujer, que le pide 25,000 dólares mensuales.

Vía: es-us.finanzas.yahoo.com