¿Vorágine emocional en el trabajo? Esta lectura es para ti

¿Cómo debemos reaccionar ante la presión en el trabajo? Bien sabido que en este entorno pasamos la mayoría de nuestras horas útiles cada día, razón por la cual resulta oportuno manejar una inteligencia emocional que nos permitan superar cualquier altibajo. Competencia, estrés, perfeccionismo y presiones; son algunas de las variables que entran en consideración.

El éxito profesional y el control de las emociones van de la mano. Así lo comparte Bruce Clarke, presidente de la firma Recursos Humanos CAI; quien añade que a diario se debe abordar el moldeamiento de la conducta, dado que el estés puede acarrear conflictos con los compañeros y acoso, en el peor de los casos.

¿Qué son las emociones?

Antes de continuar en materia, debemos repasar que las emociones son una reacción psicofisiológica a estímulos generados por objetos y personas, con entornos como alegría, amor, odio, ira y terror, frustración, irritación, preocupación, disgusto, infelicidad y decepción.

Si la persona llega a percibir que es víctima de esos impulsos y que afectan su vida laboral, en detrimento de su armónico rendimiento, es momento de buscar ayuda.

Así está planteado en una lectura del portal salud180.com, donde se ofrecen herramientas para identificar la vorágine emocional y controlar esos sentimientos. Llevar una actitud positiva será la clave para disipar toda inquietud.

El especialista Bruce Clarke ofrece una serie de claves para atender esta situación:

  1. Obsérvate

El primer paso para controlar las emociones es observarnos para reconocer nuestras reacciones ante diversas situaciones emocionales.

  1. Sé positivo

Los pensamientos positivos ayudan a desarrollar o potencializar la creatividad y mitigan las emociones negativas, asegura Barbara Lee Fredrickson, profesora del departamento de psicología en la Universidad de Carolina del Norte.

  1. Exprésate

En caso de creerlo prudente, acércate con tu jefe y expresa lo que te afecta tu rendimiento o si te sientes abrumado o estresado por tanto trabajo.

  1. Liberar tus emociones

Busca opciones que te ayuden a liberarte, como hacer ejercicio, escuchar música o buscar un pasatiempo de tu interés. Reprimir tus emociones podría dañar tu salud.

  1. Busca adaptarte

Para que tus emociones no afecten tu vida laboral, tendrás que aprender a aceptar los cambios y a acostumbrarte a ellos, este enfoque te dará una perspectiva favorable de las situaciones.

Este momento histórico, de la libre información y de tareas que deben atenderse de manera vertiginosa, es necesario contar con un control emocional para contribuir a ambientes armónicos. Mentalizarse en positivo es la clave.

Vía: salud180.com